15 preguntas comunes sobre el noviazgo cristiano

Con frecuencia escucho entre los jóvenes hacerse las mismas preguntas acerca de aspectos del noviazgo cristiano. En el siguiente post encontrarás respuesta para cada una de ellas…

1.- ¿Cómo debe ser un noviazgo cristiano?

Es ideal que ambos pongan a Dios en el primer lugar de sus vidas, y que su relación de novios obedezca la Palabra de Dios, que todas sus actividades sean validadas en la Biblia que debe ser el modelo a seguir. Ambos deben dedicar tiempo juntos a Dios, orando y leyendo la Palabra, congregándose juntos y animándose uno al otro a permanecer firmes a Dios. Deben respetarse mutuamente, reconocer sus propios límites, y ser sinceros entre sí, practicando la fidelidad, el apoyo mutuo y la comprensión entre otras cosas.

2.- ¿Cuánto debe durar un noviazgo?

No existe un tiempo determinado para esto, el tiempo de noviazgo debe ser el suficiente para conocerse mutuamente hasta el grado de decidir mutuamente que son uno para el otro e iniciar una vida matrimonial.

Los noviazgos largos muchas veces se convierten en rutina, este es un aspecto que se debe cuidar. También no es lo mismo un noviazgo de 8 años en una pareja que inició su relación a los 18 años que una que lo inició a los 28. En el primer caso lo más seguro es que ambos estaban estudiando y no eran económicamente independientes, mientras que en el segundo caso a esa edad ya deben ser económicamente independientes y listos para la vida matrimonial.

Se debe aplicar el sentido común para decidir en que momento deben casarse. De todas formas, los noviazgos largos no son recomendables pues se corre el peligro de caer en relaciones sexuales prematrimoniales. Así mismo un noviazgo demasiado corto, puede llevar a un matrimonio precipitado, es decir a casarse demasiado pronto, sin conocerse lo suficiente en áreas fundamentales…

3.- ¿A que edad hay que casarse?

En la antigüedad las personas se casaban muy jóvenes, incluso antes de cumplir los 18 años, sin embargo hoy en día la situación es muy diferente y mucho depende de los planes personales de cada uno. Fisiológicamente hablando, se estima que la mejor edad para iniciar una familia es entre los 20 y los 30 años. Socialmente se espera que una pareja se una en matrimonio una vez que es autosuficiente económicamente, y capaz de proveer para el sustento de su casa y de su familia.

Algo que también entra en juego para una decisión de esta naturaleza lo representa la necesidad sexual. El apóstol Pablo escribió, “mejor es casarse que estarse quemando”. Así que cuando la pareja estima que no le es posible contenerse más, deben entonces considerar seriamente el matrimonio, aunque jamás debe ser esta la motivación principal para dar ese paso. Muchas veces los noviazgos que se inician a edades muy jóvenes se alargan demasiado, puesto que no poseen de independencia económica para casarse pronto, y acaban en pecado sexual. Lo ideal sería empezar una relación de pareja cuando ambos han acabado o están a punto de acabar sus estudios y ya pueden pensar en un matrimonio a corto plazo.

4.- ¿A que edad es recomendable tener novio o novia?

La edad para tener novio(a) está relacionada con la necesidad afectiva en el tipo de amor Eros, que no puede ser satisfecho por el amor de los amigos o de los padres. Todos los seres humanos tenemos necesidad de un afecto especial que solo se satisface con una persona del sexo opuesto. Algunas personas sienten esta necesidad a muy temprana edad, hay quienes buscan novio(a) a los 12 años o antes incluso, sin embargo a esta edad muchos lo asocian más bien con la curiosidad y como respuesta a las influencias del medio exterior, los amigos, la TV., las revistas, etc. De hecho en muchas personas el noviazgo inició al tiempo que iniciaban el segundo ciclo de su etapa escolar, es decir la secundaria, cuando los niños comienzan su pubertad e interactúan con jóvenes mayores de quienes reciben cierta influencia. Muchos padres quisieran que sus hijos no tuvieran novio(a) hasta que en su opinión hayan madurado después de los 20 años, sin embargo generalmente socialmente es “aceptado” el noviazgo a partir de los 15 años.

Ahora bien dando respuesta a la pregunta de ¿cuándo es recomendable?”, la respuesta sería que cuando ambos sean suficientemente maduros emocional y económicamente y estén preparados para poder casarse en un tiempo relativamente corto… y por lo general eso no suele darse antes de los 22 o 23 años como mínimo…

5.- ¿Cómo debe ser el comportamiento de una pareja cristiana dentro del templo?

El templo es el lugar que hemos consagrado para la alabanza y adoración exclusiva de Dios. Es deseable por respeto a lo que esto representa, que durante el servicio religioso se eviten las muestras de afecto exageradas que adicionalmente hagan tropezar a otros creyentes, esto es los besos y las caricias, aun cuando no hay servicio religioso y se esté dentro del templo, la actitud de recato es una buena muestra de respeto a Dios y a la congregación.

Sin embargo esto de ninguna manera significa que se oculte el noviazgo dentro de las instalaciones de la Iglesia. Tomarse de las manos con respeto no debe afectar a nadie y es una forma muy sutil de expresarse cariño y dar testimonio de su noviazgo.

6.- ¿Cómo debe ser su comportamiento cuando se encuentran fuera del circulo de Cristianos?

La pareja cristiana debe en todo momento comportarse bien, esto implica el respeto mutuo, aun frente a no cristianos cuyas ideas respecto del noviazgo difieran de las suyas, es una buena oportunidad para dar testimonio de una relación sana donde prevalezca el respeto, la fidelidad, la comprensión y el amor.

7.- ¿Cómo debe ser su comportamiento cuando se encuentran solos?

Los hijos de Dios jamás están solos, pues no es posible ocultarse ante los ojos de Dios, y esto es algo que la pareja de novios debe tener muy presente. Los momentos de soledad en la pareja de novios cristianos, pueden dar lugar a conductas no deseables, ya que al abrigo de la intimidad es muy fácil dar rienda suelta a la pasión con besos y caricias que pueden llevar a la pareja a una relación sexual, pues no podemos dejar de lado  la propia naturaleza del cuerpo humano. Esto exige de la pareja una actitud responsable y consciente, para evitar en todo momento excederse en sus muestras de afecto…

Una de las características de los seres humanos es la expresión de afecto a través del tacto. Desde temprana edad, las personas perciben el afecto de una caricia, así un bebé acariciado se desarrolla mucho mejor que uno que no lo es. La expresión de afecto en los seres humanos va acompañada del contacto físico, de ahí que cuando sentimos cierto aprecio por alguna persona, tenemos la tendencia a abrazarle…

Hay muchos tipos de caricias, y para hablar de las que se prodigan entre novios es menester hablar un poco acerca de la sexualidad.

 Como seres humanos no podemos negar el hecho de que nuestros cuerpos ofrecen ciertas respuestas a algunos estímulos sensuales; de hecho hay terminaciones nerviosas a lo largo de todo nuestro cuerpo, y dado que dentro de nuestra fisiología se encuentra también la reproducción sexual, es que, como parte de las relaciones sexuales, juega un papel importante la estimulación previa de los órganos que intervienen en la reproducción.

 Una relación sexual sana, inicia con besos y caricias, la penetración y el orgasmo son parte de la relación sexual, esto quiere decir que cuando una pareja se excita mutuamente mediante los besos apasionados y la caricias en las áreas más sensibles en la sexualidad como lo son los senos y las piernas en la mujer, cuello en ambos y el exterior de los órganos sexuales, la vagina en la mujer y genitales en el varón, en realidad se está practicando una relación sexual, aun sin haber penetración.

Cuando se dan este tipo de caricias, en ambos órganos sexuales hay lubricación, erección en el varón y dilatación vaginal en la mujer, pues la señal que recibe las áreas sexuales es de preparación para la penetración.

Por lo tanto, no juegues con fuego (besos con lengua prolongados y caricias sensuales) si no quieres quemarte (fornicar) antes del matrimonio…

8.- ¿ Son malas las caricias dentro del noviazgo?

No podemos afirmar que las caricias sean malas, partiendo del hecho que es una forma de comunicar afecto, sin embargo hay caricias que no necesariamente son excitantes desde el punto de vista sexual. Por ejemplo acariciar el rostro o las manos, caminar tomados de la mano o abrazados son muestras físicas de afecto que no tocan áreas sensibles sexualmente hablando. Por lo tanto dentro de un noviazgo sano, deben evitar prodigarse caricias que estimulen su sexualidad. Sigue leyendo

Deshaciendo tópicos sobre el noviazgo cristiano… cuando la espiritualidad no lo es todo.

cristianos-hipocritas-matrimonio

A menudo leo frases como : “Enamórate de una persona que ame a Dios porque esa persona sabrá amarte de verdad” o “No te quedes con cualquiera, quédate con alguien que ame a Dios” y similares… Hasta puede que yo haya publicado alguna vez, frases de este estilo en el muro de Noviazgo Cristiano en Facebook…

Sin embargo, hoy quiero deshacer en parte este tópico

Si viviéramos en un mundo perfecto, estas frases deberían cumplirse a la perfección, sin embargo vivimos en un mundo imperfecto con personas imperfectas. ¿Qué quiere decir esto? Que no lo es todo enamorarse de una persona espiritual, y que el éxito de tu noviazgo no está garantizado sólo porque parezca que las cosas van sobre ruedas en el terreno espiritual.

A menudo he contemplado con tristeza divorcios entre personas que se casaron por su gran afinidad espiritual… y algunos de ellos debido a adulterios. Las personas somos cambiantes y pecadoras, y el hecho de que hoy tu pareja te parezca super espiritual, no te asegura que mañana deje a Cristo y te sea infiel… Sigue leyendo

El matrimonio no es para tí.

sonar-que-te-casas-los-invitados-de-una-boda

Siempre hay algo que nos motiva en la vida. Las cosas que hacemos las hacemos porque hay una motivación en nuestros corazones que nos impulsa a actuar. Vamos a la universidad porque queremos buenos trabajos. Hacemos ejercicio porque deseamos vernos bien y cuidar nuestra salud. Trabajamos porque deseamos cubrir nuestras necesidades.

El mundo nos dice que la motivación del ser humano es su propia realización y felicidad. Tenemos derecho a ser felices; nuestros sueños deben ser cumplidos. Muchas novias caminan por ese pasillo el día de su ceremonia nupcial guiadas por esta cosmovisión. Y muchos novios esperan con nervios a sus novias poniendo todas sus esperanzas en que esa mujer les hará feliz. Matrimonios que comienzan con esta visión están destinados al fracaso, de una forma u otra. Quizás no todos terminan en divorcio, pero con esa visión, un matrimonio no puede cumplir la misión para la cual fue diseñado.

Cuando miramos las Escrituras, el tema la gloria de Dios es el tema central. Dios merece toda gloria, y fuimos creados para darle gloria al que la merece. Esto lo podemos ver desde el Edén. Dios nos crea a su imagen y semejanza para ser reflejo suyo en este mundo, y nos encomienda la tarea de dominar su creación para su gloria. En el Antiguo Testamento Dios le recuerda a su pueblo, vez tras vez, que Él no comparte su gloria. Romanos 9:23 nos dice que la motivación detrás de la elección es la gloria de Dios. Podemos encontrar mucha evidencia bíblica que confirma la verdad de que fuimos creados para dar gloria a Dios. Ese es nuestro propósito, para eso Dios nos creó y, aún más importante para el creyente, para eso Dios nos salvó.  Sigue leyendo

Razones por las que no estás listo para iniciar una relación de pareja.

no-estar-preparado-para-una-relacion
El amor, aquello maravilloso que todo el mundo persigue y que busca en cada rincón sin cesar. Aquel impacto en nuestras vidas que marca un antes y un después para siempre. Y es que el amor se manifiesta de diferentes maneras, y la que busca el ser humano es el amor de pareja. Pero, ¿como saber si estamos listos para iniciar una relación?
No todos estamos listos para iniciar una relación cuando creemos que lo estamos. La gran mayoría de individuos corre a diario tras un sentimiento que confunden con el amor, y el resultado de esas desastrosas decisiones son sentimientos arruinados. En este artículo voy a compartir contigo 5 razones por las que no estás listo para una relación. Comprenderás que cada uno de ellos está analizado directamente con aquello que como humanos vivimos y buscamos. Toma nota junto a mí y aprendamos.

Sigue leyendo

El mito del matrimonio sobre el que nadie habla…

el mito sobre el matrimonio

Cuando somos jóvenes, cada uno de nosotros sueña con casarse con su alma gemela. Hombre o mujer, creo que todos nosotros estamos buscando un amor que nos complete, desde que tuvimos uso de razón.

Con el tiempo, la vida hace que nos volvamos más duros. Llevamos una carcasa exterior, y tenemos miedo de que alguien quiera entrar en nuestra vida, especialmente si hemos sido rechazados, ya sea por un amor o por un padre.

Algunos de nosotros nos hemos cerrado completamente, con miedo de que alguien entre en nuestra vida y nos rompa el corazón otra vez. Otros van buscando el amor diligentemente, creyendo que una vez que encuentren a su verdadero amor, todo marchará sobre ruedas.

Nos convencemos a nosotros mismos que cuando nos casemos y tengamos una familia, el anhelo de algo más desaparecerá. Pero aun así, sin embargo sigue quedando un agujero de Dios que ni siquiera la mejor esposa del planeta puede llenar.

El mito del matrimonio es que hay alguien que no es Dios, que puede completar nuestro vacío. 

Has estado buscando toda tu vida, sufriendo por un alma gemela, y luego viene alguien a decirte que ni siquiera la persona que Dios tiene para ti llenará ese vacío. Pero hay buenas noticias, no tienes que esperar hasta el matrimonio para sentirte completo. La única persona que puede llenar ese vacío en tu corazón es Jesús.

Hay una razón por la que ese vacío es “del tamaño de Dios” y es porque ningún humano que exista jamás puede llenarlo. Es un dolor por algo más, algo más allá de nosotros mismos. Es un amor divino el que estamos buscando.

¿Cómo obtener esa plenitud?

Enamorándote de Jesús.

Hay una mujer a quien guardo cerca de mi corazón. Ella creció en un hogar donde sufrió abuso físico y emocional. Su padre era un alcohólico y ella fue violada múltiples veces por diferentes miembros de la familia.

Ella recurrió al mundo para llenar su corazón dolorido. Perdió su tiempo acostándose con un hombre tras otro, experimentando una droga tras otra, y seguía estando rota.

Quedó embarazada a los 19 años, algo que no había planeado que ocurriera. Fue una buena madre. Amó a su hija, y llegó a conocer un amor que no podía explicar cuando tuvo a su pequeña hijita. Ella la amó de la mejor forma que sabía. Pero su hija no podía llenarla.

Más tarde se casó con un buen hombre que la amó y quiso cuidar de ella. Las cosas marcharon bien durante un tiempo, pero pronto comenzó a sentirse vacía otra vez. Su matrimonio empeoró y ella tuvo un romance extramatrimonial. Su marido no podía llenarla.

Su mundo comenzó a salirse fuera de control. Volvió a su vida anterior, esperando encontrar alguna clase de droga o amor que pudiera llenar su corazón. Pronto se dio cuenta que ni siquiera podía llenarse a sí misma. Nada funcionó.

Cuando era una niña, había aprendido que el amor de Dios era condicional. Ella creía que si no llevaba vestido o pecaba, iría directa al infierno. Ese era el standard con el que había intentado vivir, intentando ganar la gracia de Dios por sus propias obras.

Hasta el día de hoy oro por esa mujer. Significa mucho más para mí de lo que ella piensa, y espero que algún día, aprenda y entienda que lo que ella está buscando tan diligentemente se llama Jesús. Él nos ama. Quiere tener un romance con nosotros, pero a menudo apartamos nuestros corazones de la forma más genuina de amor que existe, negando nuestra existencia como hijos e hijas de Dios.

 Nunca olvidaré el día en el que me casé con el amor de mi vida. Sabía que era el hombre que Dios tenía para mi. Algunos años después me encontré en una situación en la que estaba lejos de Dios. Nos habían herido hasta lo más profundo de nuestro ser. No entendíamos porqué Dios permitía que tanto dolor de corazón entrara en nuestras vidas.

Me había convencido a mí misma de que todo sería perfecto cuando encontrara a mi príncipe. Pero rápidamente me di cuenta de que había que luchar con uñas y dientes aun estando en la voluntad de Dios.

Me había convencido a mí misma de que todo lo que necesitaba era a mi marido. Él era después de todo el hombre que Dios tenía para mi. Sentí que me faltaba paz. Había algo que faltaba. Había echado a Dios fuera del trono de mi corazón y puesto a mi marido en su lugar. Había abandonado al mismo que me dio a este maravilloso hombre de Dios. Olvidé la fuente de mi paz y de mi gozo.

Una noche estaba de rodillas clamando a Dios, y ya hacía meses que estaba orando en realidad. Le pregunté a Dios porqué sentía ese enorme vacío en mi corazón y el me respondió: “has olvidado tu primer amor”.

Mi corazón se rompió. No me había dado cuenta cuan lejos se había alejado mi corazón del Señor. Me arrepentí y le pedí a Dios que me ayudara a ponerlo a él en el centro de mi corazón y en el centro de nuestro matrimonio.

Mi marido fue muy bueno conmigo. Me amaba incondicionalmente, y Dios lo usó para traer sanidad con respecto a mi infancia en maneras que ni siquiera puedo describir. Amo a mi marido hoy mucho más que el día que nos casamos. Pero él no es mi Dios. Aunque recibo mucho gozo y paz en mi relación con Kevin, mi fuente principal es Jesús.

Amigos, si vuestro corazón siente que le falta algo, os animo a estar asolas con Dios y orar, incluso si nunca antes lo habéis hecho. Podéis tenerlo todo en este mundo, pero si os falta la intimidad con el padre, os sentiréis vacíos. Dios te está llamando a un romance apasionado con él.

Él tiene cosas maravillosas para tí en el futuro. Traerá a tu vida tu Adán o tu Eva. Pero primero establece quien eres en Él. Encuentra tu valor en Jesús, no en las cosas de este mundo.

Puedes tener unos hijos maravillosos, mucho dinero en tu cuenta de banco y la mejor esposa del mundo y aun así sentirte incompleto. Nuestras almas fueron creadas a imagen de Dios y necesitan algo que no podemos encontrar en este mundo. Si estás siendo tocado al leer esto, es que Dios está llamando a tu corazón. Dile a Dios en oración: “Ten compasión de mí. Me arrepiento de mi forma de vivir y te pongo en el trono de mi corazón. Ven y lléname. Quiero tener una relación contigo. Ven a mi corazón. En el nombre de Jesús, Amén”

Tiffany Langford