Si alguien no te ama, levántate y sigue brillando.

quien

Tal vez entregaste tu corazón y hallaste las puertas del otro cerradas. Tal vez diste tu corazón en una relación y el frío de su alma apagó el brillo de tus ojos. Tal vez tu llanto no halló el hombro donde afirmarte para llorar…

Tengo buenas noticias para tí: no existe el amor “no correspondido”. Sí existen personas que no te aman como necesitas que te amen. Es porque lisa y llanamente no te pertenecen. Dios es quien se ocupa de estas cosas. Él sabe de tu futuro. Él conoce tus necesidades. El está al tanto de tu soledad. Muchas personas están rodeadas de gente, sin embargo, en lo profundo de su corazón transitan el frío y la oscuridad de un valle de soledad…

Había un perro que todas las noches de luna llena, salía a ladrarle a la Luna. Se pasaba noches enteras ladrando y aullando a la Luna, hasta el agotamiento. El amanecer lo hallaba exhausto y sin fuerzas.

¿Y LA LUNA? PUES SIMPLEMENTE SIGUIO BRILLANDO.

No apagues el fuego de tu corazón con el hielo de quien no está “hecho para ti”. Simplemente SIGUE BRILLANDO y confía. Hay muchas personas en este mundo que necesitan y están dispuestas a recibir y valorar ese caudal de amor que fluye de tu corazón y que unos pocos no saben valorar.

“El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser …”

1 Corintios 13:4-8

Autor: Luis Caccia Guerra

Anuncios

50 preguntas que la pareja debe hacerse antes de casarse

pedida-mano

Si para casarse fuera obligatorio responder juiciosamente un cuestionario como el siguiente, las iglesias y los juzgados se verían en apuros.Pero, como dice la psicóloga Gloria Hurtado, “el amor lo vuelve a uno atrevido y capaz de arriesgarse. Es que el amor (o enamoramiento) deforma la realidad de muchos, que no se detienen a pensar si lo que sienten es real o pasajero”, asegura.

Según el autor del libro ‘Pero si nos queríamos tanto…’, Álvaro Sierra, la inmadurez afectiva, la falta de autonomía de los nuevos matrimonios frente a las familias de origen y el inadecuado manejo del dinero son las principales razones de los conflictos matrimoniales. “Esto se debe a que pasaron por alto muchas preguntas que son pertinentes antes de llegar al matrimonio”, explica Sierra, quien en su libro recomienda algunas preguntas a responder.

“Si uno no está contento con la forma de ser de su novio, mucho menos lo estará casada”, sostiene la psicóloga C. Blandón. Si entre tus planes próximos está el matrimonio, si sueñas con casarte algún día,  no está de más responder estas preguntas que te harán pensar, huir a toda prisa, o decir de todo corazón ‘sí, acepto’.

1) ¿Mi pasado sentimental es literalmente cosa del pasado?

2) ¿Puedo hablar de sexo abiertamente con mi pareja?

3) ¿Me caso porque realmente así lo deseo y no por presión de mis padres, la sociedad o mi pareja?

4) ¿Conozco en detalle el historial médico, tanto físico como mental, de mi pareja y su familia?

5) ¿Si mi pareja enferma de gravedad o sufre un accidente incapacitante, estoy dispuesto a cuidarla y respaldarla?

6)  ¿Cuáles son sus expectativas del matrimonio?

7) ¿Hay actualmente algo en lo que no está dispuesto a renunciar para cuando esté casado?

8) ¿Resuelven de buena forma sus problemas?

9) ¿Mi pareja respeta mis creencias religiosas y yo respeto las suyas?

10) ¿Entiendo lo que significa jurar ‘para toda la vida’?

11) Aún en los peores arranques de enojo ¿no ha habido lugar al maltrato físico, verbal o emocional entre nosotros?

12) ¿Me agrada la profesión de de mi pareja? ¿Acepto su horario y sus condiciones de trabajo y no pretendo que cambien?

13)  ¿Acepto a mi pareja tal y como es, acepto sus defectos y no pretendo que cambie al casarse?

14)  ¿Tenemos ideas semejantes sobre el manejo del dinero?

15)  ¿Tenemos un proyecto de vida e intereses en común?

16)  ¿Hemos sido absoluta y totalmente sinceros en cuanto al número de hijos que estamos dispuestos a tener y sobre cuánto esperar antes de tenerlos?

17) ¿Ya decidimos qué método anticonceptivo vamos a usar?

18)  ¿Estamos de acuerdo en el tipo de educación (religiosa/laica/alternativa) que recibirán nuestros futuros hijos?

19) Si hay hijos de relaciones anteriores, ¿ellos vivirán con nosotros?

20) Si la anterior pregunta es afirmativa, ¿quién se hará cargo de los gastos de esos hijos?

21)  ¿En caso de que no podamos tener hijos propios estamos dispuestos a aceptar esta situación, e incluso a adoptar?

22) ¿Ya decidimos si manejaremos el dinero en forma conjunta o en cuentas separadas?

23)  ¿Sabemos perfectamente qué deudas pendientes, responsabilidades adquiridas y bienes tiene cada uno?

24) ¿Admiro profesionalmente a mi pareja y viceversa?

25) ¿Sé con quién me caso? ¿Estoy segura/o de que se trata de una persona leal y fiel?

26) ¿Mi pareja encaja bien en mi realidad socioeconómica y yo en la suya?

27)  ¿Entre nosotros no existen los celos profesionales?

28) ¿Llegamos a un acuerdo justo sobre cómo manejar -desde el punto de vista financiero- la vejez de nuestros padres?

29) ¿Tenemos claro quién hará ciertas labores de  la casa como cocinar, limpiar y servir?

30) ¿Me gustan los amigos de mi pareja y soportaré verlos y frecuentarlos el resto de mi vida?

31) ¿Puedo decir que hemos tenido un muy buen noviazgo?

32) ¿Me encanta mi nueva familia política y me he integrado muy bien a su estilo?

33) ¿Si alguna vez llegamos a separarnos, temo que mi pareja o su familia se conviertan en mis peores enemigos?

34) Los dos estamos dispuestos a poner límites sanos a la intervención de los suegros?

35) ¿Si alguno recibiera una gran oportunidad de trabajo lejos de la familia, nos mudaríamos?

36) ¿Compartiremos las fiestas navideñas y demás celebraciones familiares de forma equitativa?

37) ¿Tolero sus pasatiempos o no me agrada para nada su forma de pasar el tiempo libre?

38) ¿Estamos de acuerdo sobre la posibilidad de que mis padres o suegros vivan con nosotros en caso de viudez, vejez o enfermedad?

39) ¿Llegamos a un acuerdo sobre la libertad que tendremos los dos para frecuentar a nuestros amigos?

40) ¿Me he realizado profesionalmente? ¿Sé que el matrimonio no estropeará el plan de crecimiento que me he trazado?

41) ¿Perdonaríamos una infidelidad?

42) ¿La gente que más me quiere está feliz y tranquila por mi elección?

43) ¿Es mi pareja cariñosa en el grado y la manera en que me gustaría?

44) ¿Nos escuchamos en verdad el uno al otro y respetamos las ideas y quejas que uno tiene?

46) . ¿Hay actualmente algo en lo que no estemos listos a renunciar para cuando estemos casados?

47) Cuando mi pareja se enferme, ¿sabré cuidarla y comprenderla?

48) ¿Cada uno siente que el otro le escucha con atención y justicia cuando se trata de proyectos de futuro o de quejas sobre lo pasado?

49) Si eliminamos la atracción física de nuestra relación, ¿qué quedaría?

50) ¿Nos sentimos completamente seguros en el mutuo compromiso del matrimonio y confiamos en que este enlace sobrevivirá a una multitud de adversidades que enfrentemos?

El propósito divino del matrimonio

maridos

Si quieres servir al Señor con mas tiempo disponible entonces quédate soltero. Te evitaras responsabilidades, tiempo y fuerzas que podrás enfocarlas en la obra del ministerio. Pero si lo que quieres es crecer a la semejanza del Señor, ser como El, entonces cásate porque el matrimonio sacará a la luz aspectos de tu persona, defectos y pecados que jamás enfrentarías estando soltero.

Que pena que muchas personas preferirán encerrarse en su soledad, esconderse tras el activismo ministerial, o en su trabajo, en con sus amigos en vez de enfrentarse a su esposo(a). Que triste que muchos preferirán vivir como eternos adolescentes, sin comprometerse con otra persona de por vida. Que pena que muchos escogerán esconderse tras miles de cosas en vez de darse a conocer y conocer a otras personas. Nunca crecerán, nunca se enfrentaran a si mismos, nunca se atreverán a amar y ser amados.

Todo esto en base a una falsa idea sobre el matrimonio: no es un suicidio, no es el fin de la libertad, no es una esclavitud. Tampoco es un pase libre a placeres sin limite, o el sinónimo de la felicidad absoluta. Porque, mis queridos amigos y hermanos, el Señor diseñó el matrimonio no para hacernos felices, sino para hacernos mas santos: el propósito del matrimonio es que crezcamos en santidad al aprender a amar a una persona pecadora, imperfecta y completamente diferente a nosotros tal como Cristo nos ama a nosotros.

or ello, el mandato bíblico a los esposos es claro: amar a sus esposas como Cristo amó a la iglesia. Esto no puede entenderse de otra manera: amarlas de manera sacrificial, incondicional, permanentemente. Amarlas aunque no sientas hacerlo, aunque pienses que no lo merezcan, aunque no hagan nada para ganárselo. Y el mandato a las esposas es similar: someterse, honrar y respetar a sus maridos, otorgándoles el lugar de honor y valor, siendo esa mujer que les da bien y no mal todos los días de su vida (Proverbios 31: 11-12), su compañera, ayuda idónea y sostén en todo momento, la guardadora de su corazón.

Estas maravillas del amor solo se pueden entender en el contexto del matrimonio, tal como Dios lo diseñó: un soltero no puede entenderlas. Por ello dice la Palabra que el que halla esposa halla el bien y el favor de Jehová (Proverbios 18: 22). El hallar esposa es hallar el bien, es una expresión del favor de Dios. Es una hermosa oportunidad para crecer en santidad, en servicio, en amor, en comprensión, en capacidad de escuchar, perdonar, consolar, exhortar, animar, etc. Es crecer en intimidad con otra persona, llegando a ser “una sola carne”.

¿Te atreverás a crecer y aprender el amor bíblico al amar a la persona que Dios puso a tu lado, tal como Dios manda? (Malaquías 2:14, Génesis 2: 24); ¿O siendo soltero, dejaras que el Señor te guíe hacia tu compañero(a) para toda la vida, dejándote conocer y conociendo?

Que Dios nos ayude hermanos, que nos guíe hacia su perfecta voluntad.
Amen!

Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella”  (Efesios 5:25)

Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama”    (Efesios 5: 28)

Fuente: http://www.pampanos.wordpress.com

9 cualidades de una relación saludable y duradera

relacion de pareja saludable

Por Suzanne Hadley
Traducido por Eduardo Gil, adaptado por Guiselle Jiménez

Hace unos años, estaba visitando a mis padres cuando vi a mi mamá leyendo algo con mucho interés, con el título de “¡Buen Candidato de Bodas!” por Hayley y Michael DiMarco. Ella me divulgó algunos de los detalles del libro, el cual me llamó la atención y empecé a leerlo. Cuando usted está activamente trabajando por lograr algo, ya sea obtener un título académico, tener éxito en una carrera o encontrar su compañero de vida, no es mala idea el estudiar la vida de aquellos que han alcanzado estos logros – ¡quienes lo han hecho bien!

Con esto en mente, de manera informal entrevisté a una docena de parejas casadas, para descubrir aquellas cualidades que los atrajeron a sus cónyuges, y que los han mantenido juntos a través de los años.

Estas fueron las 7 cualidades más mencionadas por esas parejas encuestadas, no necesariamente en orden de prioridad: (Nota: Algunos nombres han sido cambiados para proteger la privacidad de las parejas.)

1. El contentamiento
Cuando Diego conoció a Karina,  al instante notó su hermosa sonrisa y su aura de que estaba muy satisfecha con su vida. “Ella no se veía desesperada por casarse…y era obvio que Karina tenía dos planes para su vida: un plan que incluía a un esposo, y otro que no lo incluía.” Eso me dio a entender que en su interior había contentamiento, que su felicidad no dependía de encontrar un esposo, y que cual fuera su destino, o lo que Dios trajera a su vida, ella estaría muy bien.

Otro caso fue el de Jessica, quién cautivó la atención de Jim en el momento en que entró al salón. “Ella se comportaba de manera diferente a la mayoría de la gente – reservada y modesta, no exhibiendo demasiado su muy evidente belleza,” decía Jim. Jim logró conocerla bien por medio de actividades al aire libre que ambos disfrutaban, y percibió su sentir de seguridad y autoestima saludable. “Ella no estaba buscando ávidamente a un “candidato,” pero tampoco se resistía a darse a conocer. Jim dice  “llegué a conocerla muy bien, me llevaba muy bien con ella, y me parecía que ella no se estaba esforzando demasiado por ser la persona que yo quería que ella fuera – ¡eso me atrajo mucho!”

2. Iniciativa
Josué encontró muchas cosas agradables en Danielle, incluyendo su atractiva melena rojiza, pero lo que más le llamó la atención era que ella vivía su vida con propósito. Se había graduado en la universidad y estaba teniendo éxito en su carrera como asistente de diseño en un museo de arte de una ciudad grande. Dice Josué, “algunas chicas que conocía estaban sólo esperando a un hombre exitoso, rico y bien parecido que las conquistara y se ocupara de ellas.” Danielle estaba viviendo la vida al máximo y eso me atrajo a ella. En Danielle, pude visualizar el futuro, y sabía que la misma pasión y energía que ella sentía por Dios, su fe y por su trabajo, también la traería al matrimonio. Y la realidad es que yo tenía razón.”

Del mismo modo, Gretta, quien fue amiga de Jaime por tres años antes de que empezaran su cortejo, se percató de la ética de trabajo de Jaime. “Estaba decidido a triunfar en todo lo que emprendiera,” dice Gretta. “Leía libros sobre las relaciones, hablaba con amigos de confianza ya casados, y buscaba el consejo sabio de gente de experiencia. En su vida laboral pude ver como él quería sobresalir en la vida. Hacía lo que fuera necesario para hacer bien sus labores, y aplicaba esa misma determinación hacia nuestra relación.”

3. Amabilidad
Johanna se sintió atraído a Pablo primero por la amabilidad y la gentileza que demostraba a todos, no sólo ella. “Y además me parecía un tipazo!” agrega. Después de casados, Johanna descubrió que el corazón de Pablo se presta también a la generosidad financiera. “Es mucho más dadivoso de lo normal,” dice ella.

4 y 5. Optimismo y Consistencia
Gabriel y Jamie se conocieron en el trabajo. “Supongo que era natural que le echara una segunda mirada a alguien de mi edad, linda y sencilla,” dice Gabriel. Una vez que comenzaron a salir, descubrió algo más. “Al igual que yo, ella había vivido algunos momentos difíciles en su niñez. Sin embargo, a raíz de esas dificultades, ella salió al otro lado con una actitud muy positiva sobre la vida y una fe inquebrantable.”
Aún cuando Gabriel perdió su trabajo, y pensó que eso terminaría la relación, al pensar “¿Quién va a querer salir con un chico que acaba de perder todo su ingreso, ¿cierto?” Por el contrario, Jamie lo apoyó en todo momento y lo alentó en su próximo paso hacia la recuperación, y este patrón ha continuado en su matrimonio.

Sigue leyendo