Cualidades y actitudes importantes a considerar en un futuro conyuge

cualidades futuro novio conyuge blog noviazgo cristiano

Tomado del libro: “Le dije adiós a las citas amorosas” de Joshua Harris

Al reflexionar en el estado eterno del matrimonio, hay una pregunta que continuamente viene a mi mente: ¿Qué cualidades debo buscar en una esposa? Quizá te estés preguntando lo mismo al considerar pasar el resto de tu vida con una persona en especial. ¿Qué haría que alguien fuera el perfecto cónyuge para ti?

Al pensar sobre esta pregunta, soy consciente de que la respuesta supone muchas características profundas e internas, pero en la vida diaria, sin embargo se me hace difícil trascender más allá de lo superficial. Una chica simpática entra a una habitación y todo mi sentido común se esfuma. ¿Cuántas veces me he quedado como un tonto al dejarme entusiasmar simplemente por la belleza y el encanto de una chica? Demasiadas veces.

Para curar esta tendencia he creado un pequeño juego. Cuando conozco una chica que es hermosa y me siento tentado a dejarme impresionar demasiado por su belleza externa, trato de imaginarme cómo se vería la joven al llegar a los cincuenta años de edad.

La chica puede verse muy joven y hermosa ahora, pero ¿Qué sucede cuando la belleza se disipa? ¿Habrá algo en ella que me atrae? ¿Es su carácter el que me trae hacia ella, o simplemente el hecho de que su vestido de verano deja ver un poco más su bronceado? ¿Y qué importa si es su silueta femenina la que hoy captura mis ojos? Cuando los embarazos añadan cicatrices y manchas en la piel, y los años agreguen unos kilos de más, ¿Habrá algo en el alma de esta chica que me continúe atrayendo hacia ella?

Al considerar cuales son las cosas importantes en un esposo, necesitamos ir más allá de los asuntos superficiales como la apariencia física, la vestimenta y el comportamiento frente a los demás. ―Jehová no mira lo que mira el hombre‖, dice Dios en su Palabra. ―el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón‖ I Samuel 16:7. Proverbios 31:30 nos dice ―engañosa es la gracia y vana la hermosura…‖ y el mismo verso nos dice que el tipo de persona que merece ser alabada es aquella que ―teme a Jehová‖.
Nos impresionamos muy fácilmente con las apariencias; pero Dios quiere que valoremos aquellas cualidades que perduran. Escoger sabiamente un compañero para el matrimonio exige que regresemos a los asuntos esenciales del carácter y las actitudes de una persona.

Vamos a examinar las cualidades y actitudes del carácter que son importantes en un cónyuge, y al hacerlo, también queremos hacernos la pregunta: ¿estoy yo cultivando estas mismas cualidades y actitudes en mi propia vida? Tengamos cuidado de mantener una actitud de humildad al examinarnos. Debemos concentrarnos no sólo en encontrar a la persona adecuada, sino más importante aún, debemos concentrarnos en convertirnos ―nosotros‖ en la persona adecuada.

Carácter
Carácter es lo que eres en la oscuridad cuando nadie excepto Dios te está mirando‖, escribe Randy Alcorn. Cualquiera puede verse bien frente a un público, o frente a los amigos‖, continúa diciendo. ―es algo completamente deferente estar desnudo frente a Dios y ser conocido tal y como realmente eres en tu interior‖. Nosotros no definimos el verdadero carácter de una persona por la imagen que desea comunicarnos, o por la reputación detrás de la cual se quiere esconder, sino por las decisiones que esa persona ha tomado y toma cada día.
Requiere verdadera sabiduría poder observar el carácter de una persona y también exige tiempo. William Davis escribe lo siguiente: ―tu reputación se conoce en una hora, pero tu carácter no sale a la luz hasta después de un año.

¿Cómo podemos evaluar el carácter de una persona? ¿Cómo podemos pasar por encima de la imagen y la reputación para captar un breve destello de quien es la persona realmente?

Al avaluar el carácter de una persona (incluyendo el nuestro), necesitamos observar cuidadosamente tres áreas: cómo el individuo se relaciona con Dios, en qué forma trata a los demás, y de qué manera disciplina su vida personal. Estas áreas son como ventanas que dejan ver el carácter de una persona. ―de la misma manera en que la luz del día se puede apreciar a través de pequeños agujeros, así también las pequeñas cosas nos ilustran y revelan el carácter de una persona‖, dice el escritor Samuel Smiles. ―ciertamente, el carácter consiste en pequeños aspectos, desempeñados bien y honradamente.

La relación que una persona tiene con Dios, es la relación definitiva en su vida – cuando esta relación está fuera de orden, cada una de las demás relaciones van a sufrir. Las Escrituras nos dicen con claridad que un creyente nunca debe considerar a un no – creyente como su cónyuge. ―no se unan en matrimonio con los que no aman al Señor‖, dice la Biblia. 2 corintios 6:14 (LBAD). Tú y la persona con quien te cases, deben tener una relación dinámica y de crecimiento diario con Jesucristo. La pregunta no es: ¿Tu futuro cónyuge y tú son salvos? Más bien: ¿ustedes están enamorados de Jesucristo? ¿Podrán ponerlo a Él en primer lugar, siempre por encima de su cónyuge?

Debes procurar y tratar de convertirte en el hombre o en la mujer, que como soltero, busca de Dios con todo su corazón, y que tiene a Dios como la prioridad en su vida antes que nada ni nadie. No te preocupes por causar una buena impresión ante el sexo opuesto, el contrario, sé diligente en complacer y glorificar a Dios. En el camino lograrás captar la atención de otras personas que comparten las mismas prioridades.

2. Como se relaciona esta persona con los demás.
La segunda ventana que nos permite apreciar el carácter de un individuo es su relación con los demás. Examina de qué manera un posible compañero / a (y tú) se relacionan con las siguientes personas:
Las autoridades: ¿De qué manera un posible compañero responde ante las personas que están en posiciones de autoridad? ¿Respeta esta persona la autoridad de un jefe o un pastor, aun cuando no esté de acuerdo con la figura de autoridad? Un joven que no puede obedecer órdenes en forma natural o genuina, tendrá dificultad en permanecer en cualquier trabajo que realice, o en recibir la corrección pastoral cuando esta sea necesaria. Una joven que no puede respetar la autoridad de una maestra o la del entrenador del equipo deportivo, tendrá dificultad en honrar a su esposo. Anhela y procura llegar a ser una persona que respeta la autoridad establecida por Dios.

Padres: quizás hayas escuchado anteriormente este sabio consejo: ―Así como un joven trata a su madre, asimismo tratará a su esposa‖ esto es muy cierto. Lo mismo se puede decir de la manera en que una joven se relaciona con su padre.

Pero si debemos hacernos las siguientes preguntas: si esta persona no puede ser amable y bondadosa con su madre, ¿Qué me hace pensar que me va a tratar con amor y bondad al convertirme en su esposa? O, si ella no puede respetar a su padre, ¿podrá respetarme a mí como esposo?

El sexo opuesto: Hay una inmensa diferencia entre la amistad genuina y el coqueteo. Aprende a discernir la diferencia entre ambos. Nadie desea casarse con una persona coqueta. Chicos, si una joven se pasa coqueteando como una mariposa de un chico a otro, procurando siempre la atención de los varones, ¿crees que repentinamente el matrimonio va a cambiar ese comportamiento? Chicas, ¿ustedes desean casarse con un joven que no tiene control de sus ojos? ¿Qué pasa contigo misma? ¿Dónde te encuentras en la escala del coqueteo? ¿Necesitas cambiar tu posición y tu conducta con los miembros del sexo opuesto?

Compañeros: los compañeros son aquellas personas que nos influyen y moldean. En esta categoría, la manera en que uno trata a sus amigos y amigas no es tan importante como quiénes son estos amigos. ¿Quiénes son los amigos más cercanos de un posible matrimonio? ¿Qué cosas valoran? Si están involucrados en participar en fiestas y vivir desenfrenadamente, es probable que los que pasan tiempo con ellos también compartan los mismos intereses. ¿Quiénes son tus compañeros? ¿Estás procurando establecer relaciones con personas que te van a servir de apoyo y aliento en tu andar con el Señor? ¿O tus amigos son un impedimento para tu crecimiento espiritual? Nunca subestimes lo mucho que influyen las relaciones personales en la formación de tu carácter.

3. Disciplina personal.
La tercera ventana que revela el carácter es como una persona conduce y disciplina su vida personal. ―el habito – escribe la autora Charlotte Mason – es gran parte de nuestra naturaleza‖. Aquellas cosas que hacemos involuntariamente, casi sin pensar, son las que revelan nuestro carácter.

Necesitamos examinar si nuestro futuro cónyuge (o nosotros mismos) fomentamos hábitos que están en desobediencia a Dios o que demuestran una profunda indiferencia por el prójimo.

(Continuará…)

Anuncios