Consejos para parejas de novios comprometidos

pareja de novios boda

“Chocar contra el muro” es un fenómeno que ocurre entre maratonistas alrededor del kilómetro 35. A siete kilómetros de la línea de meta todo comienza a fallar, se pierde el foco, entra la fatiga y la falta de agua es evidente. En estos últimos 7 kilómetros muchos corredores inclusive abandonan la carrera pues ya no pueden seguir corriendo.

Lo mismo puede llegar a suceder entre parejas jóvenes que buscan el matrimonio. Después de meses o años de estar saliendo juntos como novios, ahora se enfrentan a las dificultades que el compromiso trae, justo antes de la luna de miel. Los siguientes puntos son mi consejo pastoral a novios comprometidos:

1. Oración

El tiempo de compromiso antes del matrimonio debe ser un tiempo marcado por la piedad. Dios diseñó el matrimonio para ser un pacto entre un hombre y una mujer que trabajan juntos en buscar cumplir los propósitos de Dios en su vida. En lo que probablemente fue el compromiso más corto en la historia, Dios creó a Eva como la cónyuge de Adán para que juntos fuesen capaces de dominar la tierra y cuidar de ella. De modo que honrarán a Dios tanto en el trabajo como la familia. Cuando dos cristianos hacen un compromiso de convertirse en marido y mujer, ellos se están comprometiendo a ayudarse mutuamente a cumplir con los propósitos de Dios en sus vidas, viviendo una vida piadosa y santa.

El compromiso es una oportunidad única para exhortarse mutuamente al crecimiento espiritual. Por lo tanto, busquen orar juntos, lean la Biblia juntos, pero sobre todas las cosas, utilicen su tiempo de compromiso para acercarse más a Cristo y no para alejarse de Él.

2. Pureza

Se me hace necesario enfatizar lo suficiente en la necesidad de la pureza durante su compromiso. Muchas parejas cristianas han caído víctimas de una variedad de ideas erróneas que las lleva a sacrificar la pureza en el altar por el libertinaje. Tal vez la idea más común es la siguiente: “Bueno, ya que de todos modos nos casaremos dentro de tan poco tiempo… ¿qué importa si tenemos relaciones sexuales ahora?”. Por supuesto, tal lógica también funciona a la inversa: “Ya que estarás casado para toda la vida, ¿qué importa si comienzan a tener sexo ahora o dentro de unos meses?”.

Por supuesto que la pureza sexual antes del matrimonio sí importa. Aun entre parejas que piensan casarse pronto. La pureza sexual es una cuestión de liderazgo espiritual. El hombre que está dispuesto a racionalizar el tener relaciones sexuales pecaminosas probablemente no cambiará una vez que esté casado. Si le gusta pecar sexualmente ahora, lo mismo será una vez que esté casado. Por lo tanto, las parejas cristianas comprometidas deben comprometerse a honrar al Señor con sus vidas, incluyendo su vida sexual. Este es un tema de liderazgo espiritual, y como futuro líder espiritual de la casa, es la responsabilidad del hombre el poner el ejemplo de piedad y santidad en su relación. Para aquellas parejas cristianas que han experimentado fracaso con respecto a la pureza, este es mi consejo práctico:

• Primeramente, dejen de pecar. El hecho de que ya han pecado no les da la libertad para seguir haciéndolo.
• En segundo lugar, demuestren madurez espiritual haciendo los cambios que sean necesarios para que mantengan la pureza: Busquen a alguien que los mantenga a cuentas y aprendan de sus errores. Si saben que les hace falta dominio propio no se coloquen en situaciones donde les sea fácil caer en tentación. No más noches largas viendo una película sentados en el mismo sofá. Los viajes como pareja pueden esperar hasta que estén casados.
• En tercer lugar, si el pecado sexual continua estando presente durante el compromiso, tomen tiempo para evaluar lo que están haciendo. Señoritas, si su novio no está dispuesto a conducirlas de una manera que honre al Señor durante su compromiso, debe reconsiderar seriamente el tipo de liderazgo que él practica, pues será el mismo tipo de liderazgo después de la boda.

3. La boda no es lo más importante

Debo recordar a las parejas comprometidas que su boda no es lo más importante en el mundo. Sé que entre los preparativos de la boda, el vestido y la selección del local, la boda puede llegar a ser un trabajo de tiempo completo durante el compromiso. Esta es una razón más por la que animo a las parejas comprometidas a mantener una relación independiente a la planificación de la boda. En el gran esquema de la vida, los seis meses que pasan preparando su boda son sólo una fracción del tiempo que van a pasar juntos. Por lo tanto, les recomiendo que corran la carrera con paciencia. Por ejemplo: si alguien le pregunta cómo está, y su respuesta gira en torno a la boda y responde algo como: “¡Terrible! ¿Puedes creer que el coordinador acordó sillas blancas y ahora de repente ella quiere sillas color marfil? ¡Imposible!”… podría ser el momento para dar un paso atrás y recordar que la boda no es lo más importante en el matrimonio.

4. Disfruten el momento

Junto con el consejo de recordar que lo más importante no es la boda en sí, debo exhortarles a divertirse. Su compromiso es sólo una temporada de su vida, ¡pero debe ser un tiempo de celebración! Disfrute de las diferentes pruebas de su pastel de boda, busque reírse de los errores inesperados que surgen en la planeación y diviértanse juntos. Estar comprometidos es como estar en un avión listos para empezar unas vacaciones increíbles. Usted puede pensar en las hermosas vacaciones que está a punto de disfrutar, o bien puede dedicarse a pensar en lo que sucederá si se pierde su equipaje. Su preocupación no hará que el avión vaya más rápido, así que lo mejor en esos casos es disfrutar del vuelo sin preocupaciones.

5. Busquen consejería pre-matrimonial

Todo cristiano debería estar en una relación de discipulado. Esto es particularmente cierto durante la etapa de compromiso. Algo vital que normalmente les recomiendo, es que encuentren una pareja mayor que tenga un matrimonio que deseen imitar, y pídanles que los prepare para el suyo. Otro método que sugiero es utilizar algún libro que les ayude en su comunicación, pues les asegura tocar los principales temas en un matrimonio.

El punto principal de la consejería pre-matrimonial es forjar una relación con una pareja cristiana mayor que probablemente podrá ser la fuente de consejo y aliento tanto antes como después de la boda. Esta es la razón por la cual la pareja que les ayude durante el proceso de consejería pre-matrimonial debería ser una pareja que deseen imitar.

****

Jesse Johnson es pastor de Immanuel Bible Church en Springfield, Virginia. Durante sus estudios en The Master’s Seminary, Jesse sirvió como pastor de evangelismo en Grace Community Church y coordinó la edición del libro de estudio Fundamentos de la Fe.

Anuncios

¿Él o ella es el indicado/a? 8 verdades que te evitaran un desastre

 

pareja idonea

El presente artículo está orientado a aquellos jóvenes  cristianos que son novios, y que están pensando a largo plazo, me refiero a una relación duradera, para toda la vida. Personas que ya terminaron sus estudios universitarios o están trabajando y que ahora enfrentan un nuevo reto: ¿Me casaré algún día? ¿con quién? ¿como sabré si él o ella es la persona que Dios tiene para mí? ¿y que pasa si me quedo solo/a?

Preguntas que nuestros jóvenes se hacen y que a más de un alma tienen atormentada. Y es que una relación de pareja duradera -me refiero al  matrimonio-, no es algo que deba tomarse a la ligera, más bien requiere seriedad, reflexión, oración y asesoría. Pero también este artículo puede ser de utilidad a jóvenes más tiernos de edad con una madurez emocional tal que saben que el “noviazgo” no es juego. Aunque también el presente escrito puede ser de utilidad para jóvenes que no están en ninguna relación amorosa por diferentes motivos pero que tienen preguntas que aquí serán respondidas.

1. Lo primero es lo primero: ¿Quiero Casarme?

La sociedad de hoy ha cambiado y mucho. Son varios los temas que actualmente se han relativizado, uno de ellos el matrimonio. Es común encontrar parejas que pudiendo casarse no lo hacen, ¿por qué? La respuesta es casi al unísono: “estamos probando para ver si esto funciona”. Otra respuesta es: “Un papel no significa nada, lo que vale es nuestra relación”. Y por último algo que se repite en muchos es: “El matrimonio no es necesario, Dios sabe que la amo, ¿para qué complicarnos la vida?”.

Amigos, esto no debe ser así. Los cristianos afirmamos que el matrimonio es el espacio correcto para proyectarnos de por vida con nuestra pareja, donde experimentamos placer sexual de manera sana y segura, que además nos permite preservar la especie humana de manera natural. El matrimonio brinda compañía, seguridad, empatía. Sí, el matrimonio no sólo es uno de los “sacramentos eclesiásticos”, es la Institución divina para que un hombre y una mejor alcancen su plenitud. Yo opto por el matrimonio, ¿y tú? Por lo tanto la pregunta “¿quiero casarme?” es legítima y toda persona debe hacérsela, sin presiones ni prejuicios.

2. Soltero/a por Decisión.

Pero, ¿qué hay de los solteros? ¿ son menos cristianos que el resto? ¿debemos tener compasión o lástima de ellos? ¿hay  algo malo en estas personas? ¡Epa! El tema de la soltería merece un artículo por separado, no nos apresuremos a juzgar a estos individuos -ya sabemos que somos muy rápidos para eso-. Debemos ser respetuosos y entender que hay personas que decidieron optar por la soltería como su estilo de vida (aunque algunos pudiendo casarse y habiendo tenido la oportunidad no lo hicieron por factores que merecen un documento completo).

Así entonces nada malo encontramos en los solteros -hombres y mujeres-, ellos simplemente disfrutan la vida de otra manera. Tengo amigos y amigas solteros que son bastante felices así, no les falta nada ni desean casarse. Estas personas son tan cristianas como el resto. Así que cuidado con apuntarlas con el dedo o avergonzarlas desde el púlpito o violentarlas con bromas pesadas. Un día escribiré respecto a las bendiciones de ser una persona soltera,

3. No Juegues con Fuego.

Ahora bien, quiero hablarles a aquellas parejas de novios que tienen una relación amorosa hace aaaaaaaños (5, 6, 7 y hasta 9 años de novios). No me refiero a aquellas parejas que ya están viviendo juntas y que incluso tienen hijos, sino a aquellos novios que llevan tiempo juntos y que “prueban el pastel antes del recreo” ( ya saben a que me refiero, no se hagan los mojigatos jeje).

Sí, aquellos que ya no les basta sólo besos y abrazos, quieren y necesitan algo más, y constantemente pasan la línea de respeto y avanzan a tocamientos sexuales e incluso sexo explícito una y otra vez, una y otra vez y una vez más. Su justificación para esto es: “Pastor, es que nos necesitamos mutuamente y ya vamos a casarnos”… ¡pero se están casando hace 10 años ya y aún no lo hacen! Luego de los tocamientos o sexo se arrepienten y juran que nunca más lo volverán a hacer. Para hacerse más creíble el cuento se apresuran a asistir a la iglesia con fidelidad y prometen a Dios santidad, pero ya sabemos el final de esa historia, los juegos sexuales vuelven sin nadie que los controle.

¿Qué les puedo decir a esas parejitas?… ¡cásense, contrólense o sepárense! Mira lo que dice Pablo en 1ª Corintios 7:8-9, “Yo preferiría que tanto los solteros como las viudas se quedaran sin casarse como yo; pero a cada uno Dios le ha dado capacidades distintas, a unos de una clase y a otros de otra. Pero si no pueden dominar sus deseos sexuales, es mejor que se casen. Como dice el dicho: «Vale más casarse que quemarse».

Expertos en consejería matrimonial aseguran que una relación de noviazgo no debería durar más allá de 2 a 3 años. ¿Por qué? Los expertos dicen que después de ese tiempo existe una gran posibilidad que las parejas busquen el sexo explícito de una u otra manera, que se vuelva monótona la relación y que incluso puedan estar con la persona equivocada, pero como llevan tanto tiempo juntos se ciegan a ver otras posibilidades. Luego, cuando finalmente se casan la relación no es mejor que la de aquellas parejas que fueron novios por un período de tiempo más corto, dos o tres años máximo y sin juegos sexuales previos, esto ha sido comprobado.

Todo esto me hace pensar en nuestros padres o abuelos, ellos no sabían de relaciones largas, se conocían y al poco tiempo se casaban. Que curioso, muchos de ellos llevan 40, 50 o más años de casados en la actualidad.

4. ¿Existe la Pareja Ideal?

¡Claro que no! El idealismo es eso, una idea, un sueño. No nos frustremos por esto. Mira lo que dice Débora de Sá: “La perfección no existe, mucho menos cuando de relaciones personales se trata. Lo que sí es verdadero es que en el mundo del amor hay personas con las que engranamos de forma increíble y otras con las que no conseguimos hacerlo. Y claro está que todos deseamos a nuestro lado a alguien que pueda complementarnos y construir junto a nosotros un futuro, por eso la búsqueda de esa persona es algo constante para muchos”. Las palabras de esta mujer cobran mucho sentido sobre todo si entendemos que muchos matrimonios felices llevan años juntos, pero su concepción de pareja ideal -cuando eran solteros-, no tiene nada que ver con el cónyuge actual.

Alexandre Courtiol y un equipo de investigadores de las universidades de Montpellier y Toulouse en Francia, concluyeron que los rasgos deseados y los reales no coinciden ni para las mujeres ni para los hombres, por lo que podría afirmarse que la gente está lejos de encontrar a la pareja ideal. Un poco desilusionante y frustrante para muchos, pero un tanto más realista. Los investigadores estudiaron las preferencias de 116 parejas heterosexuales de la ciudad de Montpellier en ámbitos como la estatura y la masa corporal, que muestran casi toda la variedad de formas del cuerpo humano. Luego compararon los resultados con las parejas que tienen estas personas en la vida real y no se parecían.

Una cosa es cierta: Hollywood, Disney, MTV y otros medios han plasmado en el subsconciente de nuestros jóvenes el ideal de pareja, ya sea un apuesto príncipe azul o una curvilínea mujer de aspecto irreal. ¡Pamplinas! Los que llevamos años en el mundo del matrimonio sabemos que los estereotipos no funcionan, lo real supera a la ficción y así es mejor.

No obstante, ¿significa entonces que no debemos hacernos una idea de cómo queremos a la pareja que nos acompañe por el resto de nuestra vida? No he dicho eso. Es más, nuestros gustos siempre estarán presente en las elecciones que hagamos en la vida, esto incluye a nuestra pareja. Pero los cristianos no nos dejamos llevar por las puras emociones -si bien son importantes-, hay algo más eficaz que solemos llamar “la guía del Espíritu Santo”.

5. No os Unáis en Yugo desigual.

Conocido es el versículo que he puesto por subtítulo en este punto, incrustado en 2ª Corintios 6:14. Y ha sido usado por miles de predicadores, maestros y consejeros matrimoniales a lo largo de los años, si bien debemos ser honestos al decir que el versículo no se encuentra en un contexto exclusivo de enseñanza respecto al matrimonio o noviazgo, pero no lo excluye. 2ª Corintios 6:14 puede ser aplicado tanto a uniones de todo tipo como sociedades, compañerismo, amistades, negocios y contratos.

Pues bien, hace 18 años que Fabiola y yo firmamos un contrato nupcial ante un Oficial del Registro Civil del Estado Chileno. Recuerdo muy bien las palabras de aquella Oficial: “Este es un contrato de muto acuerdo entre un hombre y una mujer con testigos que dan fe de este compromiso”. Y si no me equivoco en el mundo occidental el matrimonio es -legalmente hablando-, un contrato. Los abogados que me siguen pueden dar más luz respecto a esto. Así entonces el matrimonio es mucho más que romance, luces, rosas y sexo, es un contrato ante Dios y los hombres.

Ahora bien, respecto a unirme con una pareja bajo un contrato matrimonial yo prefiero seguir las indicaciones de la Biblia: “No participen en nada de lo que hacen los que no son seguidores de Cristo. Lo bueno no tiene nada que ver con lo malo. Tampoco pueden estar juntas la luz y la oscuridad. Ni puede haber amistad entre Cristo y el diablo. El que es seguidor de Cristo no llama hermano al que no lo es” (2ª Corintios 6:14-15). Comenzar una relación de enamorados es algo donde este verso debe aplicarse sí o sí, es una premisa que los enamorados deben considerar. Como pastor y mentor sugiero que la pareja a escoger sea un cristiano/a de verdad, un hombre o mujer transformado por el poder de Cristo, esto ayudará enormemente a eso que los expertos llaman “compatibilidad”. Pero, ¿por qué crees que tú podrás cambiarlo si Cristo lo no la he hecho? No te engañes.

Por supuesto que estas líneas no han de gustar a quienes están de novios con personas no cristianas, pues en su interior albergan la esperanza de que esa persona es el indicado o indicada. ¿Te has encontrado con personas que afirman que su novio es el indicado, el perfecto, el “voluntad de Dios”? Ajá, es muy difícil asesorar a esas personas que se cegaron, es como intentar besar un tren a alta velocidad. Lo único que digo es que si la Biblia recomienda no asociarme con “yugos desiguales”; es decir personas que no van por mi mismo camino, pensamientos, principios, convicciones y credos… ¿para qué insistir? Asesores en consejería matrimonial aseguran que hay mayor  probabilidad de éxito en una pareja cuando ambos comparten las mismas creencias, esto incluye la fe.

Mira lo que dice este texto, te encantará. Nótese el imperativo utilizado aquí:

“La casada está unida a su esposo mientras el esposo vive. Pero si el esposo muere, ella queda en libertad de casarse con cualquier hombre, con tal de que sea cristiano” (1ª Corintios 7:39).

Un consejo para las señoritas que me leen antes de avanzar a otro punto: ¡No podrás cambiarlo! Así de simple. Son muchas las chicas con las que me he encontrado y me han dicho: “Pastor, yo pensé que iba a cambiar”. Error, tú no estás llamada a cambiar a nadie, el cambio es personal. Sólo Dios puede cambiar al ser humano, pero depende de la decisión de cada uno.

El reconocido conferenciante internacional y éxito de ventas en libros de noviazgo y matrimonio David Ormachea dice: “En el noviazgo abre bien los ojos, en el matrimonio ciérralos”.

Por otra parte, el que tu  novio sea cristiano, no te asegura el éxito en la relación, hay otros puntos importantes a considerar. ¿Aún tienes ánimo de leer o ya comenzaste a odiarme? Sigue leyendo pues.

6. Señales que te ayudarán a Reconocer a la Pareja Correcta.

He investigado libros, autores y páginas web. Te presento las señales más claras y acordes con nuestros principios cristianos que podrán ayudarte a discernir la voluntad de Dios para tu relación. Recuerda que muy a menudo Dios nos habla por señales, ¿las estás viendo?:

a. Contar con un nivel suficiente de afinidad además de entendimiento psicológico y emocional.

b. Ideas en común sobre la vida familiar y la convivencia, los hábitos de trabajo de cada uno y el valor que establecen a su profesión o trabajo.

c. Nivel de madurez y equilibrio emocional de cada uno, estabilidad económica y capacidad de generar ingresos y la importancia que le otorgan a la distribución de los recursos.

d. Apoyarse mutuamente como amigos, compartir algunas aficiones, gustos y momentos, sentir que se crece y evoluciona con la otra persona.

e. Comprobar si están de acuerdo en valores religiosos, culturales y morales, la capacidad de compromiso y fidelidad.

f. Cultivar el realismo, porque la atracción hacia la otra persona puede aumentar o disminuir en la medida que se reconocen sus defectos y virtudes.

g. Si una persona nos gusta y atrae, pero no nos divierte hablar con ella, tenemos dificultades para compartir nuestros sentimientos y deseos o nos aburre, es muy probable que la relación no perdure.

h. Antes de formalizar una pareja hemos de analizar nuestro propio proyecto de vida, para ver qué lugar ocupa la otra persona en ese plan, si las aspiraciones y deseos de ambos son compatibles.

i. Conocer bien a la familia de la pareja, para así entender como ha influido en su comportamiento.

También es importante conocer opiniones de familiares, amigos y líderes espirituales si los tuviera.

7. Algunos Consejos para Encontrar Pareja.

A menos que tengas la paciencia de Adán el cual se durmió y al despertar tenía una Eva a su lado, he encontrado algunos sanos consejos que pueden ayudarte en la búsqueda de tu pareja para toda la vida, consejos que pueden despertar en ti la proactividad necesaria para hallar el amor de tu vida.

a. Aclara tus deseos.

Decir “quiero una pareja ideal” o “perfecta” es muy simple, pero ya sabemos que el idealismo y perfección no funcionan en este tema. Entonces, ¿qué debe tener esa persona?, ¿qué hace que para ti alguien sea la indicada?. Tener claro cuáles son esas características imprescindibles te ayudará a establecer un filtro mucho más efectivo a la hora de buscar pareja, y es que en el mundo existen millones de personas, pero cuando comienzas a determinar que importa para ti la lista se reduce.

b. Separa lo físico de la personalidad y el intelecto.

Está claro que lo que hay por fuera es lo que nos hace girar la cabeza y fijarnos en el otro, pero por más repetitivo que suene es necesario saber que lo físico no es lo único importante.

c. Imprescindible v/s aceptable.

La perfección no existe, por eso es importante aprender a conocernos bien y establecer nuestras prioridades en cuanto a la elección de una pareja para saber que cualidades son para nosotros imprescindibles y cuáles no nos gustan pero podemos aceptar.

d. Sal de casa.

Una vez que tu mundo interno esté en orden, que sepas lo que quieres y lo que no y que estés abierto a conocer a alguien entonces deberás salir de casa y animar tu vida social. A menos que te enamores de tu vecino(a) o del repartidor, difícilmente esa persona ideal llegará a tocar a la puerta de tu casa, por eso es importante salir a la calle. Intenta en la medida de lo posible de acudir a los lugares donde piensas que podría estar esa persona que comparta al menos tus aficiones.

* Para los cristianos el mejor lugar para encontrar la pareja indicada es en la iglesia o eventos cristianos: Conciertos, confraternidades, vigilias, encuentros, campamentos juveniles, etc. Por otra parte, si eres demasiado adicto al trabajo es difícil que encuentres pareja, ¿la razón? Proyectas una imagen a los demás diciendo: “Tengo mucho trabajo, no tengo tiempo para el amor, no me molesten”. Dime, ¿quien quiere acercarse a una persona así?

e. Ten paciencia.

Nadie dijo que la pareja para toda la vida estaba a la vuelta de la esquina, a veces podemos demorar mucho tiempo en encontrarla, pero paciencia, si sigues estas recomendaciones es posible que con el tiempo halles a alguien con quien puedas compartir una relación de calidad. Mientras tanto disfruta de tu soltería y de la maravillosa soledad.

f. Un poco de Sonrisas ayudan.

No se trata de sonreír por sonreír y más de la cuenta -pareceríamos locos si así nos comportásemos-, me refiero a mostrar un rostro más amable, menos tosco y agrio. Recuerdo cuando conocí a mi Fabiola. Ella sencillamente me cautivó, pero lo hizo aún más cuando me regaló una sonrisa, entonces supe que ella era la mujer que Dios había diseñado para mí.

g. Completos.

Se dice que nuestra pareja es “la media naranja”. No estoy de acuerdo. Uno no se casa para que él o ella te completen, que triste sería así. Más bien uno debería intentar llegar a la madurez suficiente para cuando conozcas a la persona indicada tengas los recursos emocionales, psicológicos y espirituales para convencer a quien intentas pretender.

h. Conviértete en una persona Atractiva.

Esta verdad es innegable, grábatela y practícala: Si quieres atraer personas atractivas a tu vida debes convertirte en una persona atractiva… ¡funciona! Pero entendamos que por “atractiva” no me refiero al cuerpo exclusivamente. Cierto es que los primero que los chicos miran en una mujer “no son sus ojos” sino su cuerpo, ¿qué, acaso no lo sabías? (jeje).

Pero un lindo cuerpo no es aquel con músculos bien forjados en el caso de los varones, o curvas pronunciadas en el caso de ellas. Un lindo cuerpo es aquel que se mantiene sano, equilibrado, lozano. Tengo amigas con cuerpos “generosos” que se ven súper bien. Entonces, convertirse en una persona atractiva inicia por nuestro mundo interior. Cultivar nuestra mente, elevar nuestra vida espiritual, cambiar nuestro lenguaje, comer más sano, juntarse con personas optimistas son algunas de las muchas pistas que te puedo dar para convertirte en alguien de calidad. Recuerda esto: Cuando te conviertes en una persona de calidad los perdedores se alejan de ti y comienzan a orbitar a tu alrededor hombres y mujeres sanos, sólo debes escoger con cuál te quedas, pero guiado por Dios claro está.

8. Oración y Voluntad de Dios.

Todo lo anterior escrito está bien, pero… ¿cómo saber si la persona con la que estoy de enamorado es la voluntad de Dios? ¿cómo discernir lo que el Señor quiere para mí?

Esto ya lo mencionamos en una línea en párrafos anteriores: “Debes dejarte guiar por el Espíritu de Dios”. Esto puede sonar a ridículo allá en el mundo secular, pero para nosotros los cristianos es algo imprescindible, es de hecho lo primero. Discernir la voluntad de Dios en este aspecto es crucial. Ya he dicho que Dios nos habla muchas veces por señales, pero también lo hará en base a las oraciones que hagamos.

Está comprobado que los cristianos que son fervientes y constantes en la oración consiguen una vida mejor en todos los sentidos, esto incluye una vida amorosa plena. Pero la oración debe ser inteligente. ¿Debemos orar entonces pidiendo a Dios nos diga si mi  enamorada o novio es Su voluntad? ¡Claro que sí! Dios va a responder, Él siempre lo hace. No más que a veces sus respuestas no nos gustan, pero Él responde.

Una oración inteligente incluye algunos elementos importantes a considerar:

– La oración inteligente es Constante: si oramos dos o tres veces en la semana por un asunto no creo que consigamos mucho. En cambio la Biblia nos enseña a ser persistentes, como la viuda que colmó al juez injusto hasta que le hizo justicia (Lucas 18). Orar todos los días es clave.

– La oración inteligente es Apasionada: El conocido autor David Yongi Cho afirma que “los milagros de Dios ocurren a las personas que los buscan de manera fervorosa”. No sé si esto tiene fundamento bíblico o no, pero algo es cierto: Los apasionados son aquellos que desean algo y no cesan hasta conseguirlo. Los apáticos, desganados y flojos consiguen poco en la vida.

– La oración inteligente es Agradecida: San Pablo fue claro al enseñar que, “No se aflijan por nada, sino preséntenselo todo a Dios en oración; pídanle, y denle gracias también” (Filipenses 4:6). El agradecimiento echa fuera la queja, el temor, el negativismo. El agradecimiento nos predispone a recibir. Agradece a Dios por el hombre o mujer que Él tiene para ti, aún así no lo conozcas…, en algún punto del planeta está viviendo, sólo debes encontrarlo/a. Dale gracias a Dios por eso.

– La oración inteligente presenta a Dios Metas Claras: No hay peor ciego que el que no quiera ver (Mateo 13:13-15). Por tanto debemos saber con exactitud qué queremos, de lo contrario ¿cómo lo obtendremos? El Apóstol Santiago nos dice: “Piden y no reciben porque no saben pedir” (Santiago 4:13). Amigos, seamos claros con nuestras metas, no seamos ambiguos con oraciones como.. “Señor, dame un novio/a conforme a tu corazón”. ¿A qué nos referimos exactamente con esta frase? ¡Seamos específicos!

– La oración inteligente Declara en tiempo presente: Se trata de un acto de fe, es afirmar con nuestras propias palabras que la petición ya está; sin embargo, debemos ser lo suficientemente humildes para reconocer que por más que declaremos la última palabra la tiene siempre Dios. No obstante el declarar nos ayuda a fortalecer nuestra fe.

Ahora bien, seamos honestos con nosotros mismos… ¿estoy orando a Dios lo suficiente en esta dirección? ¿le estoy pidiendo de verdad que me ponga un compañero/a de por vida a mi lado? ¿le estoy suplicando que abra mis ojos para ver lo que todos ven pero que yo no quiero ver? ¡Debes ser implacable contigo mismo! ¿Para qué mentirte? La oración es la llave que abre todas las puertas, o las cierra también. Un viejo pastor me enseñó: “Gabriel, la solución a todos tus problemas está a 50 centímetros del suelo”. El que tiene oídos que oiga.

Conclusión.

Yo he terminado.

Esta pequeña reflexión -porque el tema en sí da para un seminario de mínimo 8 horas presenciales-, es parte de una serie que estoy trabajando titulada LAS SIETE DECISIONES CRUCIALES EN LA VIDA DE TODO JOVEN. A mi juicio las decisiones más importantes que un joven o señorita debe enfrentar son:

1. Propósito… ¿para qué fui creado?

2. Carrera… ¿qué profesión estudiaré?

3. Matrimonio… ¿quiero casarme? ¿con quién?

4. Hijos… ¿quiero tener hijos? ¿cuantos?

5. Casa… ¿dónde quiero vivir?

6. Finanzas… ¿cuanto quiero ganar?

7. Proyecto de vida… ¿cuál es mi gran proyecto en la vida?

Así entonces he abordado la decisión “3”. Reconozco que no soy escritor, por eso ruego disculpen las fallas en redacción, semántica e incluso ortografía. Pero he querido aportar a mi público con estas líneas. Faltaron muchas aristas, temas por abordar y preguntas que contestar. Por eso animo a los líderes juveniles o pastores de jóvenes  tomar estos temas como parte de su agenda de trabajo, de seguro los chiquillos lo agradecerán.

Por otra parte, ¿se imaginan un seminario con estos temas? Seamos creativos, hay muchas formas de pastorear a la juventud.

Fuente: Gabriel Gil