¿Puede un cristiano virgen casarse con alguien que no lo es?

virgen

La situación ideal para el matrimonio cristiano es, por supuesto, cuando ambos individuos son vírgenes, habiendo comprendido que el matrimonio es el único lugar en la voluntad de Dios para las relaciones sexuales. Pero no vivimos en un mundo ideal. Muchas veces, una persona criada en un hogar cristiano y salvo desde la niñez, desea casarse con alguien que se salvó como adulto y trae al matrimonio cristiano un pasado vivido según normas mundanas. Mientras que Dios separa nuestros pecados tan lejos de nosotros como el este del oeste cuando venimos a Él en arrepentimiento y fe en Cristo (Salmo 103:12) la gente tiene buena memoria y olvidar el pasado de alguien puede no ser fácil. La incapacidad de perdonar y olvidar los errores del pasado de uno de los cónyuges en el matrimonio sin duda influirá el matrimonio negativamente.

Antes de entrar en un matrimonio con alguien con un pasado sexual, es fundamental entender que la salvación y el perdón de los pecados son dados a nosotros por gracia. “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto, no de vosotros, pues es don de Dios; No por obras, para que nadie se gloríe” (Efesios 2:8-9). Sigue leyendo

Anuncios

Mitos sobre el noviazgo: yo lo puedo cambiar

El noviazgo existe para ir conociendo intencionalmente a una persona con la que te gustaría estar posiblemente el resto de tu vida. Lo que sucede, es que muchas veces en ese camino te podrás dar cuenta de ciertas “cosas” que no están bien en la vida de esa persona y dependerá de tí si quieres seguir involucrándote tanto, que te vuelvas “el/la cambiador(a) de tu novia(o)”. Ésto sucede cuando no queremos aceptar la realidad de que hasta que esa persona cambie, no podemos seguir con ella.

Si crees que puedes cambiar a tu novio drogadicto, a tu novia infiel, a tu novio sin superación personal, a tu novia llena de problemas, a tu novio inseguro e inmaduro emocional… estás tomando una mala decisión. Al contrario deberías de motivarlo(a) a buscar ayuda y esperar para ver el cambio (si es que de verdad esa persona quiere cambiar). Sigue leyendo

Las tres cosas que te impiden conocer a tu pareja idónea

Dios diseño a alguien especifico para ti: TU pareja idónea, pero existen tres cosas que pueden impedirte el disfrutar la felicidad y plenitud sexual, emocional, economica y espiritual al lado de tu Pareja Idonea, y es tiempo de que te sean reveladas:

1. TU EX

La clave para Amar es tener un corazon limpio. Un corazon permanentemente dañado no solo nos dificulta tener relaciones humanas, sino ademàs nos impide Amar con Libertad. Uno de los puntos claves en personas que no pueden reiniciar su vida emocional es precisamente que una parte de sus vidas, aún sigue atrapada en el pasado.El rencor, el miedo, el odio o la falta de perdon son TREMENDOS ENEMIGOS de nuestra area emocional, e impiden literalmente, que conozcamos a nuestra Pareja Idonea.

El corazón es el recipiente donde se almacenan todas esas cargas innecesarias que paralizan nuestra futura área emocional, el corazón es el centro de nuestras alegrías y nuestros dolores, allí en el corazón es donde están todos y cada uno de los problemas de nuestra área emocional, allí es donde se encuentra ese pasado que a veces arrastramos cual si fueran cadenas que hubieran decidido formar parte de nuestro futuro. Por eso muchas personas no logran estabilidad emocional con nadie, porque aunque físicamente están en el HOY, mental y emocionalmente están en el AYER. Muchísimos pierden muchas oportunidades a diario por que su mente esta mas enfocada en el fracaso del ayer que en la oportunidad de HOY. En el pasado sólo hay recuerdos. No se sueña con el pasado, sólo se puede soñar con el futuro. Es necesario, vital e indispensable sanar nuestro corazón y quemar nuestro “ataúd de cosas viejas”. NO uses tu Soltería para dañar tu corazón con miedo, marihuana, pornografía o rencor, úsala para sanar tu corazón en la Presencia de Dios. Sigue leyendo

Sexo versus amor verdadero

El hombre sensual confunde el placer con la felicidad. Su ansia de placer acaba con el verdadero amor, y al rebajar su concepto de la mujer, ha matado la felicidad en su matrimonio.

Es verdad que el amor incluye el sexo ; pero puede haber sexo sin nada de amor: por ejemplo, el que va con una prostituta. Ortega y Gasset en su ensayo ‘Estudios sobre el amor’ analiza la diferencia entre amor y apetito sexual. Dice que no es lo mismo desear que amar: el drogadicto desea la droga, y al mismo tiempo la odia porque sabe que es su ruina.

El deseo es egoísta. El amor es generoso. Cuando deseo, busco algo que me satisface. Cuando amo, busco satisfacer a alguien .

No es lo mismo deseo que amor. Al desear busco para mí, al amar quiero el bien de la persona amada. El sediento desea agua para saciar su sed, y un hombre puede desear a una mujer para saciar su lujuria. Pero ni el sediento ama el agua, ni ese hombre ama a esa mujer. Por eso cuando el sediento deja de tener sed, pierde su interés por el agua, y cuando ese hombre encuentra otra mujer que le apetece más, cambia con facilidad de persona. El amor es estable.

A veces las películas exponen la tragedia, no rara en la vida real, de dos amores cruzados. Una persona ama a otra que no le corresponde, y al mismo tiempo es amada por otra que le deja indiferente. Si uno de estos amores es imposible por tratarse de persona casada, es claro que la solución es centrarse en el único amor posible, para ver si es también razonable. Pero si los dos amores son igualmente posibles, a veces la solución no es fácil. Es difícil acertar. Además de la inclinación del corazón, hay que examinar otras cosas para unir el corazón con la cabeza.

Hay una canción que dice que a todo el mundo le gusta cambiar de comida, de trabajo y de amor; pues toda la vida igual resulta insoportable. Pero el amor no es ni una comida, ni un trabajo. El que necesita cambiar de amor es porque tiene la desgracia de que nunca ha amado, y por lo tanto tiene una total ignorancia de lo que es el amor. Sigue leyendo