5 señales de que no estás preparado para el matrimonio

terapia01840

Antes de casarme, recuerdo que la gente me decía cosas como esta: “El matrimonio es una institución maravillosa, pero serás retada como nunca antes” o “casarse es lo más increíble del mundo, pero … también descubrirás nuevos niveles de egoísmo en tu corazón que no sabías que existían”

Bien… mientras miro a los pasados cuatro años de mi matrimonio con Zack, me doy cuenta de que todas esos enunciados son correctos. El matrimonio es una increíble bendición de Dios, pero es también una de las experiencias más “santificadoras” que he tenido en mi vida.

 Si hay algo que he aprendido a lo largo de estos cuatro años es esto: casarse y permanecer casado no es para los débiles de corazón. Requiere dosis constantes de amor, humildad, perdón, paciencia, sacrificio y abnegación.

Vivir con tu alma gemela un día sí y el otro también tiene sus ventajas, pero también tiene sus pruebas.  

No es fácil poner las necesidades del otro por encima de las tuyas. No es fácil humillarte regularmente y pedir perdón. No es fácil mostrar amor a alguien incluso en situaciones cuando no lo sientes.

No es fácil… pero merece la pena completamente. El matrimonio es una manera de sacar a la luz nuestro pecado y revelar nuestra necesidad de Cristo en maneras que no experimentaríamos de otra manera.

Cuando se hace bien, el matrimonio se convierte en una herramienta increíble para moldearnos a la imagen de Cristo. Sigue leyendo

Anuncios