68 equivocaciones comunes a la hora de elegir pareja

  1. Creer que “uno no decide de quien se enamora”. El amor es una decisión, no una casualidad.
  2. Pensar que el ser miembro de una familia disfuncional no va a afectar la relación. No creas que “uno no se casa con la familia” cuando en realidad somos el reflejo de nuestra crianza y educación familiar
  3. Minimizar los defectos del otro con la falsa creencia que el amor todo lo puede cambiar.
  4. Iniciar una relación sentimental  con alguien que le está siendo infiel a su actual pareja
  5. No tener a la hora de iniciar la relación, un proyecto de vida claro y definido en donde se establezcan prioridades, metas y proyectos medibles en el tiempo.
  6. Fantasear con relaciones “perfectas” o de cuento de hadas.
  7. Iniciar relaciones con personas a las que no se les admira por su desarrollo profesional, inteligencia o personalidad.
  8. Suspender proyectos personales al iniciar una relación.
  9. Ignorar los defectos del otro suponiendo cambios a futuro.
  10. Iniciar una relación con una persona adicta sin un proceso de recuperación efectivo.
  11. Suponer que su falta de compromiso cambiará con el paso del tiempo.
  12. Iniciar relaciones sentimentales con compañeros de trabajo, subalternos o jefes.
  13. Pensar que el nivel socio- económico no tiene importancia.
  14. Relaciones que han partido del irrespeto o la irresponsabilidad.
  15. Regresar con parejas que en el pasado han sido nocivas.
  16. No escuchar “la voz de la conciencia”.
  17. Iniciar relaciones con personas adictas al alcohol que son agresivas.
  18. Cuando al otro le cuesta hablar de sus emociones.
  19. Pasar por encima de valores, principios o ética personal por una pareja que parece “gustarnos demasiado”.
  20. Buscar pareja en bares.
  21. Confundir amor con enamoramiento.
  22. Sostener económicamente una relación poniendo en riesgo las finanzas personales.
  23. Cuando se elige a la pareja para no sentirse solo porque ya se ha pasado de cierta edad.
  24. Cuando tu familia no acepta a tu pareja.
  25. Cuando se afecta el rendimiento laboral.
  26. Cuando insistes en entrar en una relación con alguien que te ha mentido.
  27. Cuando sientes que si te muestras como eres al otro no le vas a gustar.
  28. Cuando el gusto por alguien te cambia el apetito o el sueño.
  29. Cuando escoges una pareja por imposición.
  30. Cuando mientes para estar con la otra persona.
  31. Confundir admiración con obsesión.
  32. Sustituir un vicio (alcohol, drogas, comida, internet, juego, entre muchos otros) por una relación de pareja.
  33. Cuando tus creencias religiosas son muy distintas a las del otro.
  34. Cuando el otro no cree en el matrimonio, hijos o futuro y tu si.
  35. Entrar en una relación con una persona impuntual.
  36. Cuando los valores del otro son negociables.
  37. Cuando tus estados de ánimo dependen del otro.
  38. Cuando percibes celos en el otro y lo justificas pensando que te cela porque te quiere.
  39. Percibir actitudes controladoras y posesivas.
  40. Cuando no sabes cuál es tu verdadera identidad o no sabes cómo construirla.
  41. Cuando confundes ego y orgullo(soberbia) con dignidad.
  42. Olvidar que por lo general “lo que empieza mal, termina mal”.
  43. Aceptar condiciones que no te agradan para poder estar con la otra persona o iniciar una relación de pareja.
  44. Creer que la diferencia de edad no se llega a notar emocionalmente con el tiempo.
  45. Cuando has tenido relaciones conflictivas y sigues pensando que puedes tener una pareja sin involucrar sentimientos.
  46. Entrar en una relación justo saliendo de otra, sin tener espacio para asimilar el duelo.
  47. Aislarte de tu realidad por una persona que te promete una vida distinta.
  48. Escoger una pareja únicamente por su apariencia física.
  49. Abandonar a tus hijos por una pareja que no los acepta.
  50. Pensar que lo que haces por el otro va a ser devuelto de la misma forma.
  51. Comprar afecto con regalos.
  52. Pensar que aguantar es lo mismo que tolerar.
  53. Olvidar que tu pareja ya ha sido educada y criada en su hogar y que no es tu tarea continuar haciéndolo.
  54. Buscar una figura paterna o materna en tu pareja.
  55. Sentirte ignorado y aún así continuar haciendo cosas para llamar la atención.
  56. Imaginar que con cada persona que conoces vas a entablar una relación seria.
  57. Empezar por el sexo y terminar con el arrepentimiento.
  58. Considerar que la pareja es un trofeo para alcanzar.
  59. Iniciar una relación cuando aún tienes sentimientos por alguien más.
  60. Hablar de antiguas parejas más de la cuenta (intimidades y experiencias).
  61. Rechazar buenas parejas porque no te hacen sentir la misma “pasión” que aquellas parejas que sabes que no te convienen.
  62. No reconocer cuando se es adicto a las relaciones de pareja (necesidad de tener pareja en todo momento, parejas tóxicas, sufrimiento, incapacidad para abandonar las relaciones tormentosas, entre otras).
  63. Prometer lo que no se puede cumplir.
  64. Tener parejas a larga distancia durante periodos muy prolongados.
  65. Inventar historias acerca de tu vida para parecer más interesante o impresionar.
  66. Poner en riesgo tu seguridad por estar con alguien.
  67. Pensar en dejarlo todo (país, trabajo..) por una relación con alguien que no se conoce personalmente (internet).
  68. Iniciar una relación por lástima.

Autor: Karen Lagenbeck, Terapeuta emocional

Anuncios

El amor tiene 5 etapas, pero la mayoría de las parejas no pasan la tercera

El psicólogo Jed Diamond descubrió las etapas del amor. Trabajó como terapeuta de parejas y familias por más de 40 años y se dio cuenta de que el amor tiene 5 etapas y que las mayoría de las personas al llegar a la tercera etapa se van en busca de un nuevo amor, creyendo que la relación anterior falló.

Todo el mundo quiere tener un amor, alguien con quien envejecer juntos y compartir momentos importantes de sus vidas. Pero pocos están dispuestos a ir más allá de la tercera etapa, por eso vemos tantos divorcios.

El Dr. Jed explica que muchas personas creen que estaban con la persona equivocada, pero es porque no entienden que la tercera etapa es sólo el comienzo de un amor fuerte y duradero.

Etapa 1: El enamorarse. Esta es la etapa que todo el mundo ha experimentado alguna vez. Es cuando nos vemos con la persona a quien amamos en el futuro, imaginas que esa persona va a satisfacer todos tus deseos y completar tu vida. Es cuando el cuerpo libera hormonas como la dopamina, lo que da una sensación de felicidad y satisfacción. La pareja enamorada cree que estos sentimientos permanecerán para siempre, pero no es del todo así.

Etapa 2: Se convierten en una pareja. En ese momento la pareja se enamora más, los sentimientos se tocan más y se convierten en una pareja. Por lo general, en esta etapa es que los dos se casan y tienen hijos. Construyen una familia y, teniendo las dificultades de la crianza de los hijos, el amor entre ellos es más profundo y se desarrolla más. Es entonces cuando la pareja se siente unida, segura, feliz y cómoda.

Etapa 3: Decepción. Para muchas parejas esta etapa es el principio del fin. Los dos comienzan a enojarse por cosas pequeñas y se sienten menos queridos. Sienten que deben salir de esta trampa. Se preguntan dónde está la persona que amaban y a dónde fue a parar esa relación. ¿Por qué uno en la pareja o la pareja decide separarse?

El Dr. Jed explica que esta fase sólo puede verse como un “infierno”. Pero en realidad es muy importante para la relación. Es la oportunidad que la pareja tiene para quemar todas las ilusiones que tenían el uno al otro y para aprender a amarse de verdad. Es cuando se deja de tener “proyecciones” entre sí y aman a la persona con la que se casaron.

Etapa 4: Crean el amor verdadero y duradero. Después de sobrevivir la tercera etapa y darse cuenta de lo que causa dolor y conflicto en la relación, la pareja puede desarrollar un amor más fuerte y más verdadero. Durante esta etapa, los dos se hacen aliados y tratan de ayudar al otro a curar cualquier trauma o miedo. Se aceptan el uno al otro tal y como son.

Etapa 5: Se utiliza la potencia de dos para cambiar el mundo. Si una pareja no puede resolver sus propios conflictos y aprenden a amarse a sí mismo, no van a ser capaces de cambiar el mundo que les rodea. Vemos tantos desastres en las noticias, personas que hacen daños a los demás, desastres. Pero una pareja es capaz de cambiar el mundo que les rodea y difundir el amor si nutren a los demás con ese amor.

Informa: familias.com

A %d blogueros les gusta esto: