Las 7 plagas de un noviazgo


Un noviazgo con propósito siempre tendrá como objetivo un matrimonio. Un matrimonio de éxito debe tener un buen noviazgo de base, y un noviazgo debería tener como cimiento una excelente amistad, sin embargo hoy en día hay algunos parásitos o plagas que dañan la integridad espiritual, emocional y física de los noviazgos, haciéndolos así carentes de propósito y lanzándolos a un agujero del que muchas veces es difícil salir, y quiero en esta oportunidad presentar 7 plagas que considero están hoy en día afectando mucho a las parejas que desean construir un buen fundamento para un matrimonio feliz, y que debería ser su esfuerzo evitar y si están con alguna de ellas procurar con ayuda divina eliminarla…

PLAGA 1: COMPARAR LA NUEVA RELACIÓN CON LA ANTIGUA.
Uno de los problemas más graves en una relación de noviazgo es cuando se vive comparando la nueva relación con la antigua, pues aunque la relación anterior trae secuelas no se debe vivir comparando, esto ocasiona un efecto muy negativo y no permite que la relación se desarrolle y logre su armonía perfecta. Recordemos que si iniciamos una nueva relación deberíamos tener previo a ella un proceso de sanidad donde nuestras heridas pasadas estén cicatrizadas, así no nos afectamos a nosotros mismos ni a la persona con quien nos hemos dado una nueva oportunidad. No podemos esperar tampoco que la relación nueva llene los vacios aparentes que dejó la anterior, si nos damos una nueva oportunidad entonces escribamos una historia en una página en blanco, todo es nuevo, diferente y debemos ser conscientes que estamos con una persona totalmente distinta a la anterior y adaptarnos a una nueva personalidad que tendrá virtudes y defectos distintos a la anterior.

PLAGA 2: VIVIR DEL PASADO
En ocasiones uno o ambos dentro de la pareja viven del pasado, es decir, en tiempos anteriores han tenido experiencias desagradables en sus relaciones y en su nueva relación viven pensando en el pasado, lo contemplan, lo viven y nutren sus fracasos del ayer día a día, temen que se vuelva a repetir la historia antigua y será siempre un propósito del enemigo que los noviazgos no logren el objetivo que Dios desea que alcancen. Vivir del pasado solo ocasionará fracturas en la relación nueva. En ocasiones sucede también que muchos consideran que la nueva relación les debe ayudar a sanar sus heridas del ayer pero este es un error grave, porque tu pareja nunca debe ser ni será tu psicólogo o terapeuta, bien es cierto que nuestra pareja puede ser un oasis en el desierto en quien podemos confiar y apoyarnos, pero no podemos esperar que nuestras heridas anteriores sean sanadas con una pareja nueva. El proceso de sanidad le compete a Dios y solo con el tiempo podemos sanar, por eso siempre he recomendado que nunca se inicie una nueva relación si no se ha tenido un buen intervalo de tiempo para sanar heridas emocionales del pasado . Si queremos tener un noviazgo saludable, el pasado debe quedar ahí: en el pasado.

PLAGA 3: NOVIAZGOS SIN PROPOSITO
Nunca fue el objetivo de Dios que sus hijos entraran y salieran de diversas relaciones. Al principio Dios elegía para el hombre una mujer idónea y viceversa, y ambos se comprometían para un matrimonio. Eso de tener diferentes noviazgos para probar y ver si conviene o no, jamás será lo funcional, porque cada relación de noviazgo deja secuelas, heridas y conflictos emocionales que requiere tiempo sanar. Muchos noviazgos de hoy carecen de propósito, deciden lanzarse a una afectividad mutua sin tener en claro un objetivo definido. Como bien sabemos el noviazgo es la antesala al matrimonio, por lo tanto todo noviazgo debería estar orientado a la meta del matrimonio. Sabemos que muchas cosas han cambiado en nuestro mundo, pero eso no quiere decir que el propósito de integridad que Dios busca para sus hijos haya cambiado, últimamente nos hemos hecho más emocionales y menos racionales y eso ha creado que muchos tomen caminos que al final les llevan a la desdicha. Si un noviazgo ya tiene un periodo de 1 año de relación debería tener ya un objetivo matrimonial, pues esto requiere planificación y tiempo para desarrollarse y aunque la boda no sea tan a corto plazo ya existirá por parte de ambos un compromiso y de esa manera trabajarán como uno para lograr su tan anhelada meta.

PLAGA 4: CONSEJEROS INOPORTUNOS
Muchos noviazgos fracasan porque en ocasiones buscan consejo donde no deberían buscarlo. Hay parejas que tienen problemas de comunicación y entendimiento y muchas veces no buscan personas capacitadas en el área o con solidas bases espirituales que les ayuden en sus conflictos, sino que van donde amigos o personas de poca experiencia espiritual y emocional y sus consejos brindados solo ocasionan que la relación se fracture más. Siempre he dicho que no hay mejor consejero emocional que la Palabra de Dios, en ella tenemos el fundamento idóneo para tomar las mejores elecciones, de igual forma hay muchos libros que son buenos consejeros. Si bien es cierto que a veces necesitamos desahogarnos con un amigo, ellos no deberían de tener acceso a nuestros problemas de pareja. En ocasiones sucede que cuando un noviazgo tiene problemas tanto él como ella van a muchos de sus amigos y a diversas personas cuentan sus problemas y luego tienen en su mente una diversidad de consejos que serán muy mal aplicados, cuando lo correcto sería buscar primero al consejero Divino y luego buscar una persona idónea, con una visión espiritual amplia y que tenga experiencia de vida a fin de brindar un consejo practico y que lleve no a erosionar la relación sino a fundamentarla en Cristo a fin de que esta sea de éxito.

PLAGA 5: IMPUREZAS SEXUALES
Muchos noviazgos se dejan dominar por su área pasional y lamentablemente muchos caen en relaciones sexuales prematrimoniales, lo cual desagrada a Dios y daña la integridad emocional, espiritual y física en una pareja, porque la intimidad sexual fue creada para el matrimonio, porque cuando la pareja la tiene ambos quedan vinculados y cuando se hace fuera del matrimonio se crea una dependencia del otro, pero de manera negativa y el sexo se torna un vicio del cual es muy difícil salir, porque el amor deja de experimentar un cuadro maravilloso y muchas veces se vuelve infatuación. Son muchos los que caen en intimidad prematrimonial y luego viven con mucha desdicha al verse sujetos a ese pecado, por tal razón es necesario que las parejas eviten y se orienten en cuanto a cómo evitar caer en estas tentaciones, los largos periodos donde ambos están solos es de mucho peligro y solo la oración, la constante oración y orientación espiritual les ayudará a fortalecer su relación con Dios y así evitar ser víctimas de esta plaga mortal, recuerda también que es importante mantener la pureza sexual.

PLAGA 6: EGOÍSMO Y VISIONES DIFERENTES DE LA VIDA
Una plaga muy nociva en un noviazgo es el egoísmo, cuando cada uno vela por sus intereses propios y no hay armonía en objetivos y visiones de la vida de ambos. Como hombres y mujeres somos iguales ante Dios pero distintos en muchas áreas de la vida y en un noviazgo ambos tienen sueños y anhelos , el noviazgo no debería cortar las alas que ambos tienen, pero si es necesario que dentro de todos sus sueños y anhelos haya armonía a fin de llevar el noviazgo a un matrimonio eficaz. Por ejemplo muy triste sería un noviazgo donde él quiera ser misionero y viajar por el mundo entre selvas y lugares inhóspitos y ella quiera ser doctora y ser cirujana en un hospital reconocido, realmente los sueños de ambos son hermosos pero no hay armonía, porque sería muy poco probable que la relación dure o haya un matrimonio eficaz cuando ella está en un hospital y él en África, ahora, distinto sería que ambos tengan esos sueños, él ser misionero y ella doctora, pero juntos emprender un viaje donde ella pueda practicar la medicina como médico-misionera, en ese caso existiría armonía, como ves todo se puede lograr y es necesario tener individualidad como persona dentro de la pareja, pero tener visiones similares de la vida y cuando no las hay, entonces el egoísmo se vuelve una plaga. El amor debe ser compartir y buscar el bienestar del otro y ambos pueden cumplir sus sueños y acomodarlos a su relación a fin de que juntos logren construir un matrimonio feliz, unido y sin excluirse cada uno de sus sueños y anhelos.

PLAGA 7: LA FALTA DE CONSAGRACIÓN MUTUA
Está es quizá la plaga más fatal de todas, porque cuando en el noviazgo no existe consagración individual y mutua no existirá garantía alguna de felicidad y realización. Dios quiere preservar a la familia y un matrimonio que tenga éxito deberá tener una buen noviazgo como fundamento, hay que invertir mucho tiempo en la consagración, los noviazgos deberían pasar más tiempo orando y consagrando sus vidas a fin de resistir las tenciones que el enemigo procurará lanzarles, el amor es una bendición cuando Dios lo protege, pero cuando se está a merced del enemigo se vuelve la relación una maldición. Nunca es el objetivo del Señor que las parejas sean infelices, por tal razón si una pareja se consagra, trabaja para Dios, no estará exenta de tentaciones y dificultades, pero tendrán el poder de Dios para resistir y así vencer.

Dios quiere que tu noviazgo sea de bendición y si sigues los consejos brindados en su palabra con seguridad puedo decirte que tu matrimonio futuro será de éxito y aunque vivimos en un mundo turbulento, tu relación puede ser un pedacito de cielo en este mundo que iluminará la vida de otros.

Dios te bendiga y es mi oración que tu noviazgo sea la mayor bendición de tu vida y que puedas cuidar de tu pareja como Cristo cuida a su iglesia.

Autor: Herbert Villalta

Anuncios

¿Por qué fracasan tantas relaciones de pareja y matrimonios?

fracaso noviazgo

Esta mañana, después de desayunar me he puesto a leer uno de los últimos libros sobre pareja que compré en una librería cristiana. Siempre que puedo leo artículos o libros sobre este tema. Algunos quizás piensen que estoy obsesionada pero no es así. Simplemente me parece un tema interesante en el que invertir parte de mi tiempo y profundizar.

Algunas personas invierten tiempo en practicar un deporte o un idioma. A mi el tema de la pareja me parece interesante y siempre aprendo algo nuevo. Además es un tema que si algún día llego a casarme, me servirá haber leído tanto, porque me habré preparado mejor para el matrimonio. Y si es la voluntad de Dios que permanezca soltera, podré ayudar a otros con mis conocimientos, como ya hago por medio de este blog. Por lo tanto, es un tema que me enriquece personalmente y que también me ayuda a enriquecer las vidas de otras personas sea cual sea la voluntad de Dios para mi vida.

Mientras leía el capítulo 3 del libro, sentí la impresión de haber descubierto porqué fracasan tantos noviazgos y tantos matrimonios. Está claro que si un noviazgo fracasa es porqué no tiene las bases adecuadas. Pero es todavía más doloroso cuando un matrimonio fracasa; sobre todo si hay niños de por medio.

Si un matrimonio se rompe es porque la mayoría de las veces, su noviazgo no tenía buena base y no supieron identificar a tiempo la estructura deficiente sobre la que estaban construyendo su matrimonio. Aun con la estructura adecuada, la vida a veces nos presenta retos que hacen que en todo matrimonio haya problemas y pequeñas crisis, pero imagina cuánto se agrava la situación si la base sobre la que se estableció el noviazgo y el matrimonio no es una buena base. Los problemas se multiplican.

Conozco personalmente a un pastor que dice “que la mayoría de los matrimonios no están aprobados por Dios”. Reconozco que al principio cuando oí por primera vez esta frase de sus labios, me quedé pensativa, pero como ya había leído algunos libros sobre noviazgo no la consideré una idea del todo descabellada. Es de esas frases que se te quedan grabadas en algún rinconcito de tu cerebro y permanecen allí para toda la vida.

Han pasado años desde que la escuché, he leído muchos más libros sobre noviazgo cristiano, y a día de hoy, observando ciertos noviazgos y ciertos matrimonios, puedo decir que es cierto, la mayoría de los matrimonios que se casan no tienen buenas bases o no son relaciones aprobadas por Dios.

Me doy cuenta de que la mayoría de las veces que una nueva pareja se forma, ponen por encima sus sentimientos y deseos antes que la voluntad de Dios para su vida con respecto a la pareja. Incluso cuando dos personas están orando con respecto a una relación, pueden estar perfectamente anteponiendo sus propios deseos a la voluntad de Dios y creen que solo por el hecho de estar orando, Dios ya está bendiciendo su relación.

Se inician noviazgos demasiado rápido, muchas veces sin una base previa de amistad profunda. Se declaran sentimientos al mes de haber conocido a una persona , sin haber estudiado a fondo su carácter, y luego se ora y si todo marcha aparentemente bien según ellos,  muchos ya creen que su noviazgo ya está bendecido por el hecho de estar orando, y sin embargo pueden estar muy equivocados.  Sigue leyendo

¿Cómo lidiar con las emociones?

amor

 

Las emociones las sentimos todos, Jesús también las sintió: sintió compasión por las personas que sufrían, sintió ira cuando vio a los mercaderes a la salida del templo, etc. Nadie es ajeno a ellas y uno de los sentimientos que más sentimos los seres humanos es el miedo. Ejemplo: miedo a lo desconocido: un nuevo trabajo ¿y si me va mal? ¿y si no soy capaz? ¿y si no les gusta mi desempeño?. Miedo a relacionarnos: no quiero tener nada que ver con los vecinos, porque se pueden presentar problemas y ¿como salgo después de ellos? Me gusta esa chica o ese chico…pero ¿y si fracaso? Me quiero casar con ella…pero ¿y si no es lo que yo esperaba? ¿y si me equivoco? etc.

El miedo apareció en el mundo después de la caída de nuestros primeros padres y no proviene de Dios, es el enemigo que quiere que tu estés triste, deprimido y lleno de dudas él es el que pone en ti ese sentimiento. La realidad del miedo no es tan solo lo que puede significar, sino el daño que puede producir en nosotros. Vivir con miedo puede paralizar los planes que Dios tiene para nosotros. Las Sagradas Escrituras nos alientan diciendo: “porque Dios no nos ha dado un espíritu de temor sino de poder, de amor y de dominio propio” 2° Timoteo 1:7. Es decir que cualquier clase de temor o duda no viene de Dios, ni él desea que nosotros estemos angustiados, afligidos y menos teniendo temores de algo.

Tal como lo estas entendiendo entonces, el temor a hablar ante una multitud, a un trabajo nuevo, a relacionarnos con nuevas personas, a tener novio o novia, o incluso el temor a leer la biblia, no viene de Dios. Para que nos vaya bien en una actividad o emprendimiento, tenemos que atrevernos, sino jamas sabremos si valía la pena intentarlo. La biblia nos dice que no debemos de temer a nada y a nadie, Salmos 27:1 dice:”el Señor es mi luz y mi salvacion ¿de quién temeré?”.

Respecto a tener novia o novio, si pides la dirección divina y él pone por delante tuyo a una chica o un joven cristiano ¿porque vas a tener temor de que no resulte? ¿acaso no crees que El dirigió esa búsqueda? ¿es que estás dudando de que puede buscarte esposa o esposo? no dudes, ese es el enemigo que pone esos sentimientos en tu corazón y no debes atenderle. Ahora bien, debes de ser comprensivo con él o ella,  porque es un ser humano igual que tú, que tendrá errores como los tuyos y así como Cristo perdona los tuyos, tu debes perdonar los suyos, no porque oraste Jesús te va a traer un ángel del cielo para que sea tu esposo o esposa, obviamente será un ser con defectos y virtudes y ambos los pueden ir superando con amor, paciencia y el amor de Dios.

Mucho cuidado con rechazar a alguien por algún pequeño error. Pablo cometió ese error, rechazo a Juan Marcos porque él cometió un error, afortunadamente Bernabé vio que él a pesar de sus defectos, sería muy útil en la causa de Dios. Ese mismo personaje es el que después de muchos años escribió el libro de Marcos que a tantos a inspirado en la Biblia.  ¿Te imaginas que habría pasado con Pedro si Jesús no lo hubiese perdonado después de que lo negó tres veces?. Si yo mismo me equivoco tanto ¿como no perdonar a los demás? Para superar esos miedos, tienes que entregarlos a Jesús, meditar en su palabra y creer que Él desea lo mejor para tí, entrégale tus planes.

Pero si te contesta no sigas dudando, oras…y el te responde poniendo frente a ti ese trabajo, ese vecino que necesita de tus palabras, esa novia que necesitas y tu aún sigues dudando, eso es que no le creíste y eso vino del enemigo. Mucho cuidado, estás cayendo en las trampas de Satanás, él se ríe de ti y tú le haces caso. Recuerda que Dios tiene un plan para tu vida “porque yo se los pensamientos que tengo de vosotros, dice el Señor, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles esperanza y un futuro”.

La palabra futuro abarca todos los ámbitos de tu vida en que quieres que Él se manifieste: relaciones, familiares de trabajo, búsqueda de esposa/o, etc. y si él ya lo puso en frente de ti, ¿porqué sigues dudando? El enemigo hará que ocurran dificultades, pero el superarlas se puede, no arrancando y renunciando a mi trabajo, cancelando la boda o separándome de mi esposo. Los problemas se superan de rodillas y con diálogo. Si no eres capaz de dialogar, pídele también ayuda a Dios, él pondrá las palabras en tu boca.

No escondas la cabeza como el avestruz, los problemas se enfrentan, no se huye de ellos. Dios te ayudará, porque SIEMPRE habrá dificultades, hasta el más santo de los hombres yerra y si la esposa por eso lo abandona ¿será voluntad de Dios o actuó precipitadamente dandole honor a Satanás? ya que eso es lo que el enemigo tuyo desea y después de eso tal vez ya no haya solución.

Conocí años atrás a una buena chica que buscaba trabajo y al menor disgusto abandonaba el puesto, como aún era joven, encontraba otro, pero los años fueron pasando y ya no encontraba más ¿no habrá sido que ella nunca supo superar conflictos? Tal vez uno de esos trabajos debió cuidarlos y poner todo de su parte para que resultara. Cualquier cosa en la vida puede ser conquistada con oración sincera y ferviente, y haciéndole caso a Dios y creyendo que si él ya puso en frente de mis ojos ese trabajo, ese emprendimiento, esa novia, esposa, novio, esposo, es que Él ya eligió para mi y debo cuidarlo con esmero, como a una joya preciosa que viene directa de las manos del Salvador. Por último te dejo un versículo  para que medites…”no hay temor en el amor,sino que el perfecto amor, echa fuera el temor, porque el que teme no ha sido perfeccionado en el amor” 1° Juan 4:18.

Verónica A.

Las siete etapas del noviazgo

noviazgos-a-temprana-edad
El noviazgo se desarrolla a través de siete etapas. Cada una tiene su función y propósito al establecer la base para la relación. Si se abrevia o elimina cualquier etapa, se produce un vacío de desarrollo en la relación y ello acarreará problemas.
Etapa 1: Amistad 
Durante la amistad cada uno trata de conocer al otro mientras participa de actividades no románticas, sociales, recreativas,espirituales e intelectuales. La mayoría de dichas actividades son de orientación de grupo, opuestas a las orientadas hacia la pareja. Esta etapa es más informal y menos emotiva que las etapas finales del noviazgo, pues no existen matices románticos o sexuales. La amistad es menos tensa que el noviazgo, porque la amistad no es noviazgo y no hay necesidad de representar papeles.
Con frecuencia los amigos son más honestos entre sí que los novios y esto es posible porque los amigos llegan a ser emotivamente más profundos que los novios. Llegar a ser amigos antes de involucrarse románticamente tiene mucho sentido. Si tú te enamoras demasiado rápido y la relación no funciona, muy difícilmente volverás a ser amigo otra vez. Si tú te tomas el tiempo para conocer a alguien a nivel de amistad primero y dejas que el amor crezca lenta y gradualmente, estarás más próximo a tener un amigo o amiga para toda la vida sea que te cases o no con esa persona.
Más aún, los idilios que brillan instantáneamente, habitualmente se consumen así de rápido. Y es muy posible que seas juzgado o juzgada por cualidades superficiales como tu apariencia o tu estructura física antes que por tu carácter. Es más difícil mantener una buena amistad que ser novios. Lo más fácil de hacer cuando encuentras a alguien que te resulta atractivo o atractiva es subir a altas revoluciones dándole todo lo que tiene para disparar.
Es infinitamente más difícil sacar el pie del acelerador y moverse lentamente cuando no hay curvas, desvíos o rutas cerradas a la vista. Pero eligiendo ir rápido la ruta fácil,  raramente desarrolla una relación duradera debido a que cuando surgen los conflictos la tendencia es tomar la salida más fácil, que es salirse de la ruta.
Etapa 2: Citas casuales
Dos amigos se separan del grupo para compartir actividades que ya saben que disfrutan juntos. Como el grado de integración emocional entre ellos es bajo, ambos tienen libertad de salir con otros. No se consideran a sí mismos enamorados. Los momentos placenteros son compartidos junto con una amistad que puede prometer algo para el futuro. Una pareja debería mantenerse en la amistad y la cita incidental por seis o doce meses. Este es el tiempo que se toman para conocer sus gustos, lo que no les agrada, el origen de los hábitos y conductas. Si lo que ellos aprendieron en este ritmo sin apuro se corresponde con lo que están buscando podrán entrar lentamente dentro de la tercera etapa. Es posible mantener la amistad por meses y hasta años sin estar románticamente involucrados.
Etapa 3: Relación especial
Esta es una etapa intermedia. Hay un creciente afecto entre los componentes de la pareja, pero todavía no han alcanzado el grado de dedicación que requiere una relación más firme. Están dedicando más tiempo juntos pero no están participando aún de una relación más afianzada.
Etapa 4: Relación firme
En esta etapa hay un entendimiento entre ambos por el que no saldrán con otros. Cada uno ve al otro más a menudo que en la relación incidental o casual. Por primera vez tienen lugar las palabras dedicación  y exclusivo.
La relación más sostenida provee una oportunidad de observarse el uno al otro con más cuidado aunque sin compromiso de matrimonio. Esta etapa prueba también la relación con mucho más cuidado. Revela si las dos personas involucradas son capaces de mantenerse dedicadas a la misma relación, un hecho vital que debe conocerse antes de considerar el matrimonio. 
En esta etapa los componentes de una pareja pueden pensar que están enamorados cuando todavía pueden no tener esa certeza. Pero existe la oportunidad para ellos de desarrollar confianza y seguridad en una persona del sexo opuesto sobre un período extenso de tiempo.
Durante esta etapa pueden observarse muchos rasgos de la personalidad: sentido del humor, capacidad de escuchar, modales, espiritualidad y madurez, manejo de diferentes opiniones y habilidad para comunicarse. La relación estable ofrece un serio período de prueba durante el cual una pareja puede tomar decisiones inteligentes sobre su compatibilidad. Esto también implica un aumento de los sentimientos de amor mientras la pareja dedica más tiempo a estar a solas. Las urgencias sexuales pueden explotar latiendo a un alto nivel continuamente. La sexualidad ahora podrá confundir las emociones y complicar el proceso de separar la infatuación del amor real. Una relación afianzada convoca al renunciamiento, la paciencia y la disciplina, rasgos que toman un largo trecho en la construcción de una relación duradera. Esto forma un puente natural para el compromiso o la instancia previa al mismo.
Etapa 5: Pre – compromiso
El pre-compromiso es la etapa en la cual una pareja comienza a discutir la posibilidad de casarse. Hablan de casarse“algún día”. Algún día: cuando terminemos de estudiar, cuando consiga un mejor puesto, cuando lo podamos pagar, cuando las circunstancias sean favorables o lo permitan. Todas las conversaciones son tentativas, pero la pareja está más segura de que están hechos el uno para el otro. Su comprensión es privada y personal en lugar de ser terminal o dependiente. Durante esta etapa una pareja puede echar una mirada en profundidad a sus estilos de vida o personalidades, para saber si son lo suficientemente compatibles como para casarse. Mucho de lo que se acostumbraba discutir únicamente durante el compromiso formal se abre aquí para ser escudriñado. Esa manera de encarar el asunto torna el compromiso más significativo, así como reduce el número de compromisos quebrantados o rotos.
Etapa 6: Compromiso formal
El compromiso formal sigue al del “algún día” de la etapa previa. Este trae un profundo sentido de dedicación y pertenencia que no había en el pre-compromiso. Hay unas cuantas cosas que separan el compromiso formal del pre-compromiso. Un compromiso formal sirve como anuncio público a la familia y los amigos que una pareja tiene la intención de casarse. Ello ofrece una oportunidad de ajustarse al hecho de que se formará pronto una nueva familia, y un nuevo miembro se unirá a la familia grande. El anuncio público también refuerza la dedicación. Cuanto más gente sabe del compromiso, tanto más seguro es que la pareja siga junta hasta el casamiento, al punto de que un compromiso secreto no es un verdadero compromiso. Segundo, el futuro consorte presenta a su futura esposa un regalo que solemniza la celebración del compromiso. Este regalo es un símbolo del cometido del uno para el otro y afirma la dedicación mutua de la pareja. Tercero, queda establecida una fecha de casamiento y se inician los planes para festejar los esponsales. Este es un compromiso de matrimonio. Por lo tanto, se deben trazar los planes para una boda. Un compromiso sin fecha de casamiento en perspectiva destruye el valor del compromiso. Durante el compromiso, las expresiones de afecto se vuelven más intensas porque están en la transición entre el galanteo y el matrimonio. Debido a la urgencia de dar cumplimiento al deseo natural por una intimidad sin restricciones, los compromisos de una duración limitada de hasta seis o nueve meses resultan ideales. Si una pareja ha dedicado dos años tratando de conocerse mutuamente antes del compromiso, un período breve de compromiso es suficiente. Esta es la última oportunidad de observar al futuro socio antes de amarrarse el uno al otro para toda la vida. Este es el momento de sacar a la luz cualquier diferencia sin resolver o revelar cualquier secreto escondido, revisando y volviendo a revisar cada evaluación. Un compromiso no es un contrato sellado para siempre que fija el destino de una pareja. Es posible que una pareja pueda decidir no casarse después de todo. Este es un fenómeno muy duro y poco comentado. Entre el 40 al 50 por ciento de los compromisos se rompen. A pesar de lo difícil que resulta ser, todavía un compromiso roto es mejor que un matrimonio roto. La tarea más importante que debe ser lograda durante el compromiso no es planear la boda, sino el apoyo y asesoramiento prematrimonial con un pastor cualificado o un profesional especializado. Cada pareja debería tener un mínimo de seis sesiones de ese tipo antes de casarse.
Etapa 7: Matrimonio
El matrimonio se diferencia de las etapas anteriores en que es la última y se vincula con los procedimientos legales y  necesarios. Tiene que ser la continuación de la fase romántica de cortejo, caracterizada por afectividad, respeto, cortesía y diversión. Todo junto. 
Desafortunadamente, las parejas frecuentemente atraviesan estas etapas fuera de secuencia. Tan ansiosas están por encontrar el amor, que saltan los preliminares y se zambullen en el romance. Pero todo el componente romántico no produce necesariamente amor duradero si no se ha establecido primero una amistad duradera. 
La mayoría de las parejas tiene la tendencia a actuar con prisa y casarse demasiado rápidamente. Toda pareja debe salir junta durante al menos dos años antes del compromiso. Idealmente, deberá dedicarse un año para la primera, segunda y tercera etapas, a fin de que lenta y cuidadosamente se nutra primero la amistad. Para ganar el amor y el respeto de su compañero o compañera, muchos muestran sólo su lado mejor y tratan de ocultar sus faltas y errores. Creen que si la otra persona se entera de sus equivocaciones y fallos o idiosincracia serán menos amados. De manera que juegan un papel ya ctúan por un tiempo como si esas faltas no fueran parte de sí mismos,dejando ver a sus amados sólo lo mejor de sí. Tal comportamiento no es nada más que una máscara.Pero no muchos pueden enmascarar sus tendencias negativas por todo un año con éxito. Sólo muy ocasionalmente tal juego llega más allá. Por lo tanto, cuando una pareja se precipita al casamiento, sus componentes no se permiten tomar el tiempo suficiente para que esa máscara se caiga. Están casándose con alguien que es virtualmente un extranjero, alguien que podrá volverse muy extraño, mucho más de lo que alguna vez hubieran deseado saber. La rápida aceleración de las relaciones es tan excitante que los sentimientos románticos se mantienen vivos aún cuando se están marchitando.
Mientras la euforia se intensifica, la emoción de ser una pareja y hacer cosas agradables juntos no les permite ver la realidad. Casándose apresuradamente sin tomar suficiente tiempo de conocer a la otra persona, es saltar dentro de una relación basada en suposiciones; suposiciones que pueden asombrar a los componentes del matrimonio.
Ciertos investigadores de la Universidad del Estado de Kansas encontraron“una fuerte correlación…entre extensión de tiempo dedicado a salir por parte de los esposos actuales y su actual satisfacción matrimonial”. Los investigadores notaron que “los matrimonios que se habían estado citando por más de dos años antes del casamiento alcanzaron un nivel consistentemente alto en la satisfacción matrimonial, mientras que las parejas que se habían estado citando por períodos más breves, alcanzaron un nivel en un amplio espectro de muy alto a muy bajo”. Guillermo y Nina podrían haber salvado su matrimonio si su noviazgo hubiera incluido este esquema de los dos años. Nada llama más rápido mi atención que escuchar a una pareja hablar del matrimonio, pero que no ha salido por suficiente tiempo antes del casamiento. Están por prometerse“hasta que la muerte nos separe” y desestiman seriamente la necesidad de una fuerte relación y capacidad de comunicación necesarias para afrontar las crisis financieras, tiempos de enfermedad, y malos entendidos. La regla de los dos años se aplica también a los que ya han estado casados previamente. Los que se vuelven a casar pueden sufrir algunos de los más grandes fiascos, pues por considerarse “experimentados” creen que pueden ahorrarse todas “esas cosas de chicos”. “Después de todo”, declaran,“nosotros no somos adolescentes”.Cada pareja, sin importar su edad, circunstancias o experiencia, debe tomar dos años completos para evaluar su preparación para el matrimonio. Cuando lo hacen tienen una significativa posibilidad de hacer una buena elección. El consejo más importante que doy a las parejas puede resumirse en dos palabras:“¡Tómense tiempo!”
Nancy Van Pelt

Jehová mira el corazón

dios mira el corazon

“Porque el eterno no ve como el hombre, el hombre mira la apariencia, pero Jehová mira el corazón” (1ª Samuel 16:7)

La belleza es más un factor de corazón que de rostro. Podrás encontrar muchos rostros bonitos durante tu vida, rostros que podrán gustarte y de los cuales podrías enamorarte, pero si no consigues amar el corazón que hay detrás de aquel bello rostro no habrás amado nunca verdaderamente a esa persona.

El problema se presenta cuando nos hacemos rígidos esquemas mentales, prototipos, perfiles según los cuales si el chico o chica que tenemos delante no refleja nuestro perfil ideal, entonces él o ella no puede ser ni lejanamente la persona que estamos esperando y la excluimos a priori. Lo mismo puede ocurrir con el nivel económico o la cultura.Si para tí cuenta solo la belleza de una persona, su situación económica y su cultura hasta tal punto de no tomar ni siquiera en consideración a alguien aquien le faltara una de estas cosas entonces tienes un PROBLEMA GRANDE que tiene que ver con la apariencia y la superficialidad.

Lo que hay que buscar en una persona no se encuentra fuera sino dentro de ella y se llama CORAZÓN. Con esto no estoy diciendo que solo se tenga que tener en cuenta el corazón. Es decir, tener un mínimo de atracción física es importante y necesario. Lo que quiero decir es que vivimos en una sociedad que está empachada por la belleza. En las revistas, tv y publicidad se presentan modelos con cuerpos esculturales y rostros bellísimos (a menudo manipulados con photoshop hasta lo sumo, por cierto). Los hombres de por sí son muy visuales, pero con esta saturación de belleza se infunde en sus mentes el pensamiento de que solo las mujeres bellísimas pueden ser amadas, que cuanto más bella sea una mujer mejor, siempre piensan que pueden aspirar a una más bella que la anterior…

Sigue leyendo