Las 7 plagas de un noviazgo


Un noviazgo con propósito siempre tendrá como objetivo un matrimonio. Un matrimonio de éxito debe tener un buen noviazgo de base, y un noviazgo debería tener como cimiento una excelente amistad, sin embargo hoy en día hay algunos parásitos o plagas que dañan la integridad espiritual, emocional y física de los noviazgos, haciéndolos así carentes de propósito y lanzándolos a un agujero del que muchas veces es difícil salir, y quiero en esta oportunidad presentar 7 plagas que considero están hoy en día afectando mucho a las parejas que desean construir un buen fundamento para un matrimonio feliz, y que debería ser su esfuerzo evitar y si están con alguna de ellas procurar con ayuda divina eliminarla…

PLAGA 1: COMPARAR LA NUEVA RELACIÓN CON LA ANTIGUA.
Uno de los problemas más graves en una relación de noviazgo es cuando se vive comparando la nueva relación con la antigua, pues aunque la relación anterior trae secuelas no se debe vivir comparando, esto ocasiona un efecto muy negativo y no permite que la relación se desarrolle y logre su armonía perfecta. Recordemos que si iniciamos una nueva relación deberíamos tener previo a ella un proceso de sanidad donde nuestras heridas pasadas estén cicatrizadas, así no nos afectamos a nosotros mismos ni a la persona con quien nos hemos dado una nueva oportunidad. No podemos esperar tampoco que la relación nueva llene los vacios aparentes que dejó la anterior, si nos damos una nueva oportunidad entonces escribamos una historia en una página en blanco, todo es nuevo, diferente y debemos ser conscientes que estamos con una persona totalmente distinta a la anterior y adaptarnos a una nueva personalidad que tendrá virtudes y defectos distintos a la anterior.

PLAGA 2: VIVIR DEL PASADO
En ocasiones uno o ambos dentro de la pareja viven del pasado, es decir, en tiempos anteriores han tenido experiencias desagradables en sus relaciones y en su nueva relación viven pensando en el pasado, lo contemplan, lo viven y nutren sus fracasos del ayer día a día, temen que se vuelva a repetir la historia antigua y será siempre un propósito del enemigo que los noviazgos no logren el objetivo que Dios desea que alcancen. Vivir del pasado solo ocasionará fracturas en la relación nueva. En ocasiones sucede también que muchos consideran que la nueva relación les debe ayudar a sanar sus heridas del ayer pero este es un error grave, porque tu pareja nunca debe ser ni será tu psicólogo o terapeuta, bien es cierto que nuestra pareja puede ser un oasis en el desierto en quien podemos confiar y apoyarnos, pero no podemos esperar que nuestras heridas anteriores sean sanadas con una pareja nueva. El proceso de sanidad le compete a Dios y solo con el tiempo podemos sanar, por eso siempre he recomendado que nunca se inicie una nueva relación si no se ha tenido un buen intervalo de tiempo para sanar heridas emocionales del pasado . Si queremos tener un noviazgo saludable, el pasado debe quedar ahí: en el pasado.

PLAGA 3: NOVIAZGOS SIN PROPOSITO
Nunca fue el objetivo de Dios que sus hijos entraran y salieran de diversas relaciones. Al principio Dios elegía para el hombre una mujer idónea y viceversa, y ambos se comprometían para un matrimonio. Eso de tener diferentes noviazgos para probar y ver si conviene o no, jamás será lo funcional, porque cada relación de noviazgo deja secuelas, heridas y conflictos emocionales que requiere tiempo sanar. Muchos noviazgos de hoy carecen de propósito, deciden lanzarse a una afectividad mutua sin tener en claro un objetivo definido. Como bien sabemos el noviazgo es la antesala al matrimonio, por lo tanto todo noviazgo debería estar orientado a la meta del matrimonio. Sabemos que muchas cosas han cambiado en nuestro mundo, pero eso no quiere decir que el propósito de integridad que Dios busca para sus hijos haya cambiado, últimamente nos hemos hecho más emocionales y menos racionales y eso ha creado que muchos tomen caminos que al final les llevan a la desdicha. Si un noviazgo ya tiene un periodo de 1 año de relación debería tener ya un objetivo matrimonial, pues esto requiere planificación y tiempo para desarrollarse y aunque la boda no sea tan a corto plazo ya existirá por parte de ambos un compromiso y de esa manera trabajarán como uno para lograr su tan anhelada meta.

PLAGA 4: CONSEJEROS INOPORTUNOS
Muchos noviazgos fracasan porque en ocasiones buscan consejo donde no deberían buscarlo. Hay parejas que tienen problemas de comunicación y entendimiento y muchas veces no buscan personas capacitadas en el área o con solidas bases espirituales que les ayuden en sus conflictos, sino que van donde amigos o personas de poca experiencia espiritual y emocional y sus consejos brindados solo ocasionan que la relación se fracture más. Siempre he dicho que no hay mejor consejero emocional que la Palabra de Dios, en ella tenemos el fundamento idóneo para tomar las mejores elecciones, de igual forma hay muchos libros que son buenos consejeros. Si bien es cierto que a veces necesitamos desahogarnos con un amigo, ellos no deberían de tener acceso a nuestros problemas de pareja. En ocasiones sucede que cuando un noviazgo tiene problemas tanto él como ella van a muchos de sus amigos y a diversas personas cuentan sus problemas y luego tienen en su mente una diversidad de consejos que serán muy mal aplicados, cuando lo correcto sería buscar primero al consejero Divino y luego buscar una persona idónea, con una visión espiritual amplia y que tenga experiencia de vida a fin de brindar un consejo practico y que lleve no a erosionar la relación sino a fundamentarla en Cristo a fin de que esta sea de éxito.

PLAGA 5: IMPUREZAS SEXUALES
Muchos noviazgos se dejan dominar por su área pasional y lamentablemente muchos caen en relaciones sexuales prematrimoniales, lo cual desagrada a Dios y daña la integridad emocional, espiritual y física en una pareja, porque la intimidad sexual fue creada para el matrimonio, porque cuando la pareja la tiene ambos quedan vinculados y cuando se hace fuera del matrimonio se crea una dependencia del otro, pero de manera negativa y el sexo se torna un vicio del cual es muy difícil salir, porque el amor deja de experimentar un cuadro maravilloso y muchas veces se vuelve infatuación. Son muchos los que caen en intimidad prematrimonial y luego viven con mucha desdicha al verse sujetos a ese pecado, por tal razón es necesario que las parejas eviten y se orienten en cuanto a cómo evitar caer en estas tentaciones, los largos periodos donde ambos están solos es de mucho peligro y solo la oración, la constante oración y orientación espiritual les ayudará a fortalecer su relación con Dios y así evitar ser víctimas de esta plaga mortal, recuerda también que es importante mantener la pureza sexual.

PLAGA 6: EGOÍSMO Y VISIONES DIFERENTES DE LA VIDA
Una plaga muy nociva en un noviazgo es el egoísmo, cuando cada uno vela por sus intereses propios y no hay armonía en objetivos y visiones de la vida de ambos. Como hombres y mujeres somos iguales ante Dios pero distintos en muchas áreas de la vida y en un noviazgo ambos tienen sueños y anhelos , el noviazgo no debería cortar las alas que ambos tienen, pero si es necesario que dentro de todos sus sueños y anhelos haya armonía a fin de llevar el noviazgo a un matrimonio eficaz. Por ejemplo muy triste sería un noviazgo donde él quiera ser misionero y viajar por el mundo entre selvas y lugares inhóspitos y ella quiera ser doctora y ser cirujana en un hospital reconocido, realmente los sueños de ambos son hermosos pero no hay armonía, porque sería muy poco probable que la relación dure o haya un matrimonio eficaz cuando ella está en un hospital y él en África, ahora, distinto sería que ambos tengan esos sueños, él ser misionero y ella doctora, pero juntos emprender un viaje donde ella pueda practicar la medicina como médico-misionera, en ese caso existiría armonía, como ves todo se puede lograr y es necesario tener individualidad como persona dentro de la pareja, pero tener visiones similares de la vida y cuando no las hay, entonces el egoísmo se vuelve una plaga. El amor debe ser compartir y buscar el bienestar del otro y ambos pueden cumplir sus sueños y acomodarlos a su relación a fin de que juntos logren construir un matrimonio feliz, unido y sin excluirse cada uno de sus sueños y anhelos.

PLAGA 7: LA FALTA DE CONSAGRACIÓN MUTUA
Está es quizá la plaga más fatal de todas, porque cuando en el noviazgo no existe consagración individual y mutua no existirá garantía alguna de felicidad y realización. Dios quiere preservar a la familia y un matrimonio que tenga éxito deberá tener una buen noviazgo como fundamento, hay que invertir mucho tiempo en la consagración, los noviazgos deberían pasar más tiempo orando y consagrando sus vidas a fin de resistir las tenciones que el enemigo procurará lanzarles, el amor es una bendición cuando Dios lo protege, pero cuando se está a merced del enemigo se vuelve la relación una maldición. Nunca es el objetivo del Señor que las parejas sean infelices, por tal razón si una pareja se consagra, trabaja para Dios, no estará exenta de tentaciones y dificultades, pero tendrán el poder de Dios para resistir y así vencer.

Dios quiere que tu noviazgo sea de bendición y si sigues los consejos brindados en su palabra con seguridad puedo decirte que tu matrimonio futuro será de éxito y aunque vivimos en un mundo turbulento, tu relación puede ser un pedacito de cielo en este mundo que iluminará la vida de otros.

Dios te bendiga y es mi oración que tu noviazgo sea la mayor bendición de tu vida y que puedas cuidar de tu pareja como Cristo cuida a su iglesia.

Autor: Herbert Villalta