En la sala de espera parte II

solteria

En el post anterior ( En la sala de espera parte I) quedamos en que trataríamos el tercer punto sobre la temida sala de espera: Es de Dios y no del diablo.

La afirmación anterior seguro que impactó a muchas mentes, pero en la actualidad muchísimas personas ven la soltería como algo dañino, como algo feo, puesto por el diablo para atormentarlos y hacerlos sufrir, y nada está más alejado de la verdad. La sala de espera no es mala, no es dañina, no es la etapa “de maldición” del ser humano; se trata de la etapa más productiva, santa, poderosa y sanadora del corazón creada por Dios mismo.

Juan 4:27: “En esto vinieron sus discípulos, y se maravillaron de que hablaba con una mujer; sin embargo, ninguno dijo: ¿Qué preguntas? o ¿qué hablas con ella?

Este versículo si que es impresionante. Los discípulos se MARAVILLARON de que Jesús estuviera hablando con una mujer. Jesús  Jesús vivió toda Su Vida soltero, pero NO solamente eso, sino que permaneció APARTADO de toda relación emocional con una mujer. La pregunta que cabe aquí es…porque?

Jesús es el Soltero más famoso de la historia. El tenía 33 años y era soltero al final de Su Ministerio, en una época cuando los jóvenes se casaban entre los 15 y 18 años. En proporción, es como que hoy tuviera 48 años y estuviera aún sin casarse. ¿Te imaginas la presión social que pudo haber enfrentado? ¿Te imaginas cuántas veces y por cuántos años pudo haber escuchado que lo “había dejado el tren”?

El era Maestro de discípulos que ya estaban casados, así que todos a su alrededor ya habían vivido lo que era un feliz matrimonio. Añade a esto que Su madre decía que El no había nacido de varón, sino milagrosamente de Espíritu Santo, y tienes todos los elementos para un escándalo social en este hombre que robaba titulares de prensa. Pero Jesús no cedió ante la presión. El no se afligió ni dejó que esos pensamientos se apoderaran de él. El aprovechó su soltería. El no fue soltero de 33 años por casualidad ni por error. El escogió esa edad y ese estado civil con un plan, porque era el más apropiado para dedicarse al Ministerio que el Padre le había indicado. Era el mejor status social para cumplir Su Misión y Propósito en la tierra.

Dios DETERMINÓ que Jesús vivirá TODA su vida en la tierra Soltero, El vivió Su vida total en la sala de espera. Pero la revelación que consolará tu corazón es: que fue Dios mismo quien diseño ese estatus para la vida de Jesús, su soltería era a causa de Dios y no a causa del diablo. La Sala de espera es parte del Plan de Dios para nuestra vida, es para nuestro BIEN.

Esto es más profundo de lo que pareciera, el hecho de saber que es BUENO y no malo, y de conocer el hecho de que es de DIOS y no del enemigo, cambia radical y profundamente la idea que tenemos acerca de la soltería…nuestra gran sala de espera; ya que el matrimonio no es la “salida y el fin” de nuestra soltería, es la continuación a las Bendiciones que empezamos a provocar en nuestra Sala de espera.

Cuando esta soltería se hace mas larga no significa que Dios nos abandonó y que el enemigo esta haciendo maldades con nosotros…se trata simplemente de que Dios quiere aún formar un área, una sección más que aún hace falta ser pulida y forjada en fuego para convertirse en joya preciosa y cumpla su objetivo de vida. La Sala de espera no es un lugar de tormento es un lugar de Preparación divina, emocional y humana; es nuestro ring de entrenamiento, es nuestra Universidad de la vida…es NUESTRA Sala de Intimidad con Dios, es el lugar donde El MAS nos habla a lo largo de nuestra vida humana, porque es el tiempo clave en que forjas tu Destino y Propósito en la tierra.

Sigue leyendo

Anuncios