Noviazgo por internet… ¿es posible?

noviazgos-internet-ciber-amor

Hoy en día, con el avance de las nuevas tecnologías han proliferado los chats, grupos de Facebook e incluso páginas especializadas para encontrar pareja tanto cristianas como no cristianas. Y por lo tanto ha surgido una nueva forma de “noviazgo”: el ciber amor.

Según el sitio web vivir mejor, “el ciber noviazgo es mantener una relación a distancia con otra persona”. ¿Pero hasta qué punto estas relaciones son fiables, estables y aconsejables?

La realidad es que los noviazgos a distancia suelen funcionar en pocas ocasiones. Las estadísticas dicen que solo 3 de cada 100 casos que establecen un noviazgo por internet, son exitosos. Lamentablemente, la mayoría terminan en ciber engaños.

Las causas de porqué fracasan este tipo de relaciones son diversas. En primer lugar, fuera del PC no existe una frecuentación (verse, conversar cara a cara y ver las sensaciones que te provoca esa persona con su lenguaje corporal, ver como reacciona la persona ante diferentes contextos y situaciones de la vida…). Por lo tanto, al no existir una frecuentación más allá del PC, Skype etc uno se hace una imagen de como puede ser una persona, pero solo una frecuentación puede decir si esa imagen que uno se ha creado corresponde con la realidad. Sigue leyendo

Anuncios

El placer de esperar

preservativo duradero

Foto: Purex Culture

En diferentes conversaciones con personas hemos hablado de que en nuestra adolescencia, desde la iglesia nos dejaron bien claro que debíamos mantenernos vírgenes hasta el matrimonio pero ahí se acababa la conversación. Ni razones ni porqués más allá de porque lo dice Dios, lo cual dificultaba bastante la tarea.

La Biblia explica en 1ª de Corintios 6:18-20 que huyamos de la fornicación, porque no es como el resto de pecados sino que estamos atentando contra el templo del Espíritu Santo. Seguir los consejos de Dios solo por amor a Él, aun sin entenderlos del todo, es admirable. Pero si además entendemos todo lo bueno que se obtiene con esta decisión lo viviremos con más convicción.

Las relaciones de pareja crecen, o deberían crecer, a la vez física y emocionalmente. A mayor grado de intimidad física debería acompañarle un mayor grado de intimidad emocional. El mayor grado de intimidad física que conocemos es la relación sexual. El mayor grado de intimidad emocional es aquel que te lleva a decidir estar con la misma persona para siempre.

Teniendo en cuenta estas dos ideas tiene lógica pensar que el mejor lugar para llevar a cabo la mayor intimidad física es el único lugar donde se da la única intimidad emocional completa, el compromiso del matrimonio. Sigue leyendo

El hombre que te mereces

El amor que te mereces es mucho más que un nuevo éxito de Hollywood, es mucho más que una canción famosa, es mucho más que una carta de amor llena de promesas.

Te mereces un hombre que esté dispuesto a solucionar toda diferencia y conflicto que encuentren en el camino. Alguien que quiera tomar tu mano y guiarte cuando no conozcas la ruta y alguien que también quiera seguirte. Alguien que apoye tus metas y tus ambiciones, alguien que crea que eres maravillosa sin importar como te veas.

El amor que te mereces es un amor que no sepa de condiciones, un amor que se niegue a decirte “te amaré sólo si…” o “te amaré más si haces esto o aquello”.

Te mereces un amor que sea, un amor que crezca con el tiempo, un amor que cobije y que comprenda. Te mereces alguien que te adore, que conozca tus defectos y virtudes e incluso esos horribles malos hábitos que tienes o esas partes de ti que no te gustan tanto y que, sin embargo, te ame.

No hablo de alguien que crea que eres perfecta porque la perfección no existe y usualmente sólo causa estragos con su irrealidad, me refiero a alguien que esté dispuesto a verte como el ser humano increíble que eres.

Te mereces alguien que se acuerde de ti, alguien que, aunque haya estado contigo 5 años, siga trayéndote de vez en cuando tu flor favorita o tu sabor favorito de galletas simplemente porque lo vio y no pudo evitar pensar en ti. Sigue leyendo