15 preguntas comunes sobre el noviazgo cristiano

Con frecuencia escucho entre los jóvenes hacerse las mismas preguntas acerca de aspectos del noviazgo cristiano. En el siguiente post encontrarás respuesta para cada una de ellas…

1.- ¿Cómo debe ser un noviazgo cristiano?

Es ideal que ambos pongan a Dios en el primer lugar de sus vidas, y que su relación de novios obedezca la Palabra de Dios, que todas sus actividades sean validadas en la Biblia que debe ser el modelo a seguir. Ambos deben dedicar tiempo juntos a Dios, orando y leyendo la Palabra, congregándose juntos y animándose uno al otro a permanecer firmes a Dios. Deben respetarse mutuamente, reconocer sus propios límites, y ser sinceros entre sí, practicando la fidelidad, el apoyo mutuo y la comprensión entre otras cosas.

2.- ¿Cuánto debe durar un noviazgo?

No existe un tiempo determinado para esto, el tiempo de noviazgo debe ser el suficiente para conocerse mutuamente hasta el grado de decidir mutuamente que son uno para el otro e iniciar una vida matrimonial.

Los noviazgos largos muchas veces se convierten en rutina, este es un aspecto que se debe cuidar. También no es lo mismo un noviazgo de 8 años en una pareja que inició su relación a los 18 años que una que lo inició a los 28. En el primer caso lo más seguro es que ambos estaban estudiando y no eran económicamente independientes, mientras que en el segundo caso a esa edad ya deben ser económicamente independientes y listos para la vida matrimonial.

Se debe aplicar el sentido común para decidir en que momento deben casarse. De todas formas, los noviazgos largos no son recomendables pues se corre el peligro de caer en relaciones sexuales prematrimoniales. Así mismo un noviazgo demasiado corto, puede llevar a un matrimonio precipitado, es decir a casarse demasiado pronto, sin conocerse lo suficiente en áreas fundamentales…

3.- ¿A que edad hay que casarse?

En la antigüedad las personas se casaban muy jóvenes, incluso antes de cumplir los 18 años, sin embargo hoy en día la situación es muy diferente y mucho depende de los planes personales de cada uno. Fisiológicamente hablando, se estima que la mejor edad para iniciar una familia es entre los 20 y los 30 años. Socialmente se espera que una pareja se una en matrimonio una vez que es autosuficiente económicamente, y capaz de proveer para el sustento de su casa y de su familia.

Algo que también entra en juego para una decisión de esta naturaleza lo representa la necesidad sexual. El apóstol Pablo escribió, “mejor es casarse que estarse quemando”. Así que cuando la pareja estima que no le es posible contenerse más, deben entonces considerar seriamente el matrimonio, aunque jamás debe ser esta la motivación principal para dar ese paso. Muchas veces los noviazgos que se inician a edades muy jóvenes se alargan demasiado, puesto que no poseen de independencia económica para casarse pronto, y acaban en pecado sexual. Lo ideal sería empezar una relación de pareja cuando ambos han acabado o están a punto de acabar sus estudios y ya pueden pensar en un matrimonio a corto plazo.

4.- ¿A que edad es recomendable tener novio o novia?

La edad para tener novio(a) está relacionada con la necesidad afectiva en el tipo de amor Eros, que no puede ser satisfecho por el amor de los amigos o de los padres. Todos los seres humanos tenemos necesidad de un afecto especial que solo se satisface con una persona del sexo opuesto. Algunas personas sienten esta necesidad a muy temprana edad, hay quienes buscan novio(a) a los 12 años o antes incluso, sin embargo a esta edad muchos lo asocian más bien con la curiosidad y como respuesta a las influencias del medio exterior, los amigos, la TV., las revistas, etc. De hecho en muchas personas el noviazgo inició al tiempo que iniciaban el segundo ciclo de su etapa escolar, es decir la secundaria, cuando los niños comienzan su pubertad e interactúan con jóvenes mayores de quienes reciben cierta influencia. Muchos padres quisieran que sus hijos no tuvieran novio(a) hasta que en su opinión hayan madurado después de los 20 años, sin embargo generalmente socialmente es “aceptado” el noviazgo a partir de los 15 años.

Ahora bien dando respuesta a la pregunta de ¿cuándo es recomendable?”, la respuesta sería que cuando ambos sean suficientemente maduros emocional y económicamente y estén preparados para poder casarse en un tiempo relativamente corto… y por lo general eso no suele darse antes de los 22 o 23 años como mínimo… Sigue leyendo

Anuncios

Deshaciendo tópicos sobre el noviazgo cristiano… cuando la espiritualidad no lo es todo.

cristianos-hipocritas-matrimonio

A menudo leo frases como : “Enamórate de una persona que ame a Dios porque esa persona sabrá amarte de verdad” o “No te quedes con cualquiera, quédate con alguien que ame a Dios” y similares… Hasta puede que yo haya publicado alguna vez, frases de este estilo en el muro de Noviazgo Cristiano en Facebook…

Sin embargo, hoy quiero deshacer en parte este tópico

Si viviéramos en un mundo perfecto, estas frases deberían cumplirse a la perfección, sin embargo vivimos en un mundo imperfecto con personas imperfectas. ¿Qué quiere decir esto? Que no lo es todo enamorarse de una persona espiritual, y que el éxito de tu noviazgo no está garantizado sólo porque parezca que las cosas van sobre ruedas en el terreno espiritual.

A menudo he contemplado con tristeza divorcios entre personas que se casaron por su gran afinidad espiritual… y algunos de ellos debido a adulterios. Las personas somos cambiantes y pecadoras, y el hecho de que hoy tu pareja te parezca super espiritual, no te asegura que mañana deje a Cristo y te sea infiel… Sigue leyendo

Prepararse para el noviazgo

pareja-de-exito

Después de varios años como pastor de jóvenes adultos puedo afirmar que uno de los temas que más interés despierta en dicho grupo, es el tema del noviazgo. Si me permiten ser algo hiperbólico, convocar a una charla de noviazgo es casi una garantía de llenar cualquier salón. Y aunque las razones para dicho interés pueden ser diversas, una cosa es cierta, hay mucha desorientación en cuanto al tema.

El problema, si es que podemos llamarlo así, de hablar o escribir sobre noviazgo es el “silencio bíblico” con respecto al tema. Son muchos los aspectos de la relación de noviazgo que no son tratados en la Palabra de manera específica. Ante esta situación muchos piensan que si la Biblia no habla de manera “específica” de algo, entonces podemos proceder como nos parezca más “lógico”, o más “conveniente” o como sea más “común”, lo que dicho sea de paso, es un error.

Lo cierto es que a pesar de la ausencia de pasajes específicos, la Palabra no nos deja sin orientación en cuanto al noviazgo. Ciertamente tal y como el salmista expresó “Lámpara es a mis pies tu Palabra, y luz para mi camino”. [Salmos 119:105].

En este sentido, en Apocalípsis 19:7, el apóstol Juan nos dice, en cuanto a Cristo y su iglesia: “Regocijémonos y alegrémonos, y démosle a El la gloria, porque las bodas del Cordero han llegado y su esposa se ha preparado.” Qué hermoso momento será aquel, cuando la iglesia se una por la eternidad a su Salvador y Señor. Ese momento, esa “ceremonia” es llamada por Juan en el pasaje presentado como “las bodas del Cordero”. [Cristo]. Sigue leyendo

El noviazgo a la manera de Dios

noviazgo cristiano acerca a Dios

¿Cómo  se que estoy realmente enamorado de alguien y que es la voluntad de Dios?

Asumiendo que eres creyente por el hecho de haber recibido a Cristo como tu Salvador personal voy a proseguir adelante. Bajo esta premisa, podrías saber si estás enamorado haciéndote las siguientes preguntas:

Primero: ¿He orado fervientemente al Señor por un noviazgo, aún antes de conocer a la chica o chico que ahora me gusta? En el caso del creyente, el enamoramiento comienza no cuando se encuentra con una chica que es muy atractiva físicamente y su corazón late más aprisa cuando se encuentra con ella, sino cuando en la comunión íntima con el Señor en su palabra y la oración ruega a Dios por que Dios traiga a su vida la persona con quien Ud. va a compartir el resto de sus días como esposa.

Ningún joven creyente debería entrar al enamoramiento sin antes haber cultivado una íntima comunión con el Señor. Me imagino que quizás conoces a una chica que te gusta mucho. Si no has estado en comunión con el Señor con anterioridad, y sientes una atracción hacia esa chica, seguramente no es Dios quien esté poniendo esa atracción en ti sino tus hormonas, tu instinto por tener una compañera. La base del enamoramiento no es el atractivo físico entre la pareja de enamorados, tampoco es el amor entre enamorados. La base del enamoramiento debe ser la voluntad de Dios, quien pone en el corazón de los dos el deseo de unir sus vidas en matrimonio.

Ya que hemos hablado de matrimonio, permíteme una advertencia: Si no piensas casarte con aquella chica, no pierdas tu tiempo y tu santidad enamorándote de esa chica. El enamoramiento no es un pasatiempo. El enamoramiento no es un día sí y el siguiente no. El enamoramiento guiado por el Señor es la antesala del matrimonio. Sigue leyendo

Algunas reflexiones sobre el enamoramiento y el amor

amor verdadero noviazgo cristiano

El enamoramiento es la expresión imperfecta del amor humano y el sentimiento que lo causa es físico, corporal, y por tanto, temporal y tendiente a desaparecer en cualquier instante.

En el enamoramiento sólo cuentan los sentimientos que se expresan generalmente a través del cuerpo, y los ojos. Es una atracción a nivel hormonal, químico y emocional, y todo esto puede cambiar de un momento a otro…es fugaz, inestable, temporal. Hoy siento de este modo, mañana tal vez ya no… Los sentimientos son engañosos…el corazón humano es cambiante e inestable.

El enamoramiento empieza por el cuerpo, indudablemente… Sin embargo, el amor tiene su lado espiritual, y esta es su segunda instancia. La primera es corpórea, física, la segunda es espiritual. Busca conocer más de la otra persona, adentrarse en los intrincados recovecos de alma. Buscar, explorar, encontrar puntos de unión, lazos espirituales que sostendrán a los sentimientos que les precedieron. La ausencia de puntos de contacto profundos, espirituales, hará que la relación no sea genuina, sino solo basada en emociones hormonales, sensaciones físicas, sentimientos superficiales. Eso sería vivir de una ilusión de amor porque amor es unión espiritual.

Te necesito para ser quien Dios quiere que yo sea para tí. Dios tiene que ser la base de una relación. No quita las emociones; las sostiene, las afirma, las fortalece para que no cambien, para que no pasen y se esfumen. Dios le imprime trascendencia al amor humano y le da su sentido verdadero.El amor humano es imperfecto, tendiente a permanecer en lo temporal, finito. Hoy día los divorcios son mas que los casamientos. El problema es que la relación no se sostiene en el espíritu. Si Dios no esta en una relación corre el riesgo de basarse en las emociones, y, aunque no se pueda creer, se puede vivir toda la vida así, de una ilusión, creyendo que se encontró el amor, cuando eso no es así..¿Cual es, pues, el criterio para conocer si estoy con la persona adecuada?
El criterio es la guía del espíritu de Dios. Sabiendo que el amor humano no es el amor que satisface la vida, ni que le da sentido, ni que le da rumbo, o que satisface la sed de un alma solitaria, vacía y angustiada. El amor humano es necesario; pero no es la prioridad existencial del hombre. EL mundo dice: Ella/el es la razón de mi vida. Es romántico, pero expresa un modo de pensar que no es conveniente. Porque si esto es así, literalmente, la ausencia de esa persona sería la causa de un suicidio.-y sabemos que sucede y en grandes cantidades, tristemente-

Una vida espiritual fuerte, fundada en verdades y principios Bíblicos son la estructura espiritual que sostendrá toda relación duradera y revelará la autenticidad de los sentimientos y emociones manifestadas.

Una mente llena de Dios, es el timón del corazón.

Es su guía. Una mente llena de Dios, con convicciones firmes, estabiliza las emociones, les da el lugar que tienen que ocupar. Una mente llena de Dios asienta las directrices, los criterios, los fundamentos de lo que sentimos. Sansón era un joven sin fundamentos. De mente débil. Su corazón le domino a placer. Sansón era un joven que se enamoraba hoy de esta chica, mañana de esta otra. Era un barco abandonado a una tempestad de emociones y estímulos sentimentales. No tenía timón. Iba en cualquier dirección. La dirección que su corazón le decía. Su corazón lleno de emociones carnales porque no había una mente llena de Dios, del espíritu de Dios que le diera el poder y la guía a sus sentimientos. Sansón hubiera jurado que estaba completamente enamorado de cada chica que tuvo. Sin nunca saber que en realidad el amor verdadero es espiritual porque es la única unión que permanece porque esta fundada en quien nunca cambia. Dios.